• RUBÉN PÉREZ

Necesario redoblar esfuerzos para mejorar alimentación de los infantes

Tuxtla.-Pese a que se han hecho intentos de prohibir la venta de alimentos “chatarra” dentro y afuera de las escuelas para combatir el sobrepeso y la obesidad, lo más importante es que la labor de cambio de régimen alimenticio tiene que comenzar en el hogar, consideró Gilber Vela, catedrático e investigador de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).


Sin embargo, comentó que es importante el cuidar o hacer orientación en los centros educativos del nivel básico, para alcanzar una alimentación saludable, lo que ayudaría en gran medida.

“Muchos padecimientos que se desencadenan en las etapas adultas, posteriores a la adolescencia, comenzaron sus efectos desde la infancia, entonces por eso es importante vigilar la alimentación de los niños desde diferentes ámbitos”, resaltó.

Si bien es cierto que la mayor parte del tiempo los niños y niñas lo pasan en sus escuelas, comentó que también se tiene que tomar en cuenta su hogar, “porque de nada sirve que en la escuela se eche andar un programa de educación nutricional o saludable, cuando en sus hogares es todo lo contrario”.

Otro problema, refirió, es que esos menores, una vez en casa, se pasan frente al televisor o un teléfono celular u otro dispositivo móvil hasta cinco horas sin moverse, ahí están los graves problemas que generan el sobrepeso y la obesidad”.

Por ello, cuestionó: “Como padres o madres de familia, ¿qué estamos haciendo para coadyuvar en ese tema? Porque lo ideal sería prepararles a nuestros hijos lonches saludables, y no solo darles dinero para que compren frituras en las tienditas”.

Lo que se debe tomar muy en cuenta, aclaró el experto, es que como tutores tenemos una gran responsabilidad, porque son responsables de conducir o adecuar los estilos de vida de esos infantes. “No es prohibirles, sino acostumbrarlos a comer saludable”.