• AFP

No hay fecha, ni habrá para erradicar la inseguridad en México


México es un país tercermundista, lo sabemos y se sabe que nuestro país tiene pobreza y desigualdad, que justamente lo hemos platicado mucho. Pero hay una cosa que preocupa y quisiéramos sin duda, acabar con ello. La inseguridad está en todo México y nos esta matando en todos los sectores. Toda una generación de mexicanos ha crecido bajo un grave problema de inseguridad y violencia. Podemos discutir cuándo empezó, pero nadie podría decir con certeza cuándo va a terminar, cuándo dejará de ser un tema de titulares y primeras planas, y cuando se convertirá en un tema marginal para interesados y especialistas. No hay ningún país en el mundo que no tenga un grado de criminalidad. Hasta en los países con mejores sistemas de justicia se cometen delitos; sin embargo, la proporción de delitos por habitante y la frecuencia en que un ciudadano es víctima no son ni de lejos las mismas que en México. La inseguridad representa una problemática en crecimiento que, a nivel perceptivo, afecta la valoración que hace la ciudadanía de la democracia. La percepción que se tiene de la inseguridad afecta la calidad de vida de las personas y la percepción sobre el sistema democrático, sus instituciones y procesos además de que se refleja el enojo e insatisfacción con el gobierno. Diversos expertos coinciden en que, en los lugares más violentos, las actitudes hacia la vida pública se han visto modificadas con elevados niveles de desafección política y baja participación electoral. Asimismo, opinan que la inseguridad puede ser un factor de regresión de la democracia y que la única manera de combatirla es consolidando las instituciones del Estado mexicano. Les pondré por acá las percepciones de inseguridad en México, porque si es importante ver y analizar que tan mal estamos como país. Mayo cerró como el mes más violento en lo que va de 2022. Durante las 31 jornadas del mes se contabilizaron un total de 2,472 homicidios dolosos, en promedio por día se registraron 79.7 muertes violentas. De acuerdo con cifras del reporte diario del gabinete de seguridad federal, en el último mes hubo un repunte de 16% en los homicidios dolosos, pues en abril se reportaron 2,131 muertes violentas. Durante el quinto mes casos sacudieron al país. Entre ellos el de un niño de tres años asesinado al interior de una iglesia en Zacatecas; el multihomicidio de 11 personas en un hotel en Celaya , Guanajuato; el ataque a las periodistas Yessenia Mollinedo y Johana García, en Veracruz; el homicidio de cuatro menores en Oaxaca, en el poblado de Chiapa de Castro, en Juchitán, y el enfrentamiento en Coyomeapan, Puebla, que dejó tres personas muertas. Y durante este mes de junio, se vuelve en los reportes uno de los meses más violentos. A pesar de las cifras de inseguridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que no cambiará la estrategia. ¿Cuál es el mínimo de criminalidad aceptable? El gran economista británico John Maynard Keynes desarrolló la llamada “función de consumo”, que básicamente mide la relación que hay entre el ingreso de las personas y su capacidad de consumo (a mayor ingreso, mayor capacidad de consumo).

Pero lo interesante es que creó el concepto del “consumo autónomo”, es decir, la idea de que es imposible consumir cero. Dicho de otra manera, hay un nivel de consumo que no depende del ingreso, sino que es absolutamente necesario para mantener el “alma pegada con el cuerpo”: es el consumo mínimo que nos mantiene como seres humanos. De la misma manera que hay un “consumo autónomo” podríamos decir que hay una “criminalidad autónoma”, que ya no depende de un buen sistema de justicia, ni de otras variables sociales, sino que hay un nivel de criminalidad que existe básicamente porque somos seres humanos; hay situaciones extremas, ambiciones, enfermedades mentales, emociones violentas, etc., que impiden que en las sociedades haya criminalidad cero.

Entradas Recientes

Ver todo