• AFP

Parece interminable el confinamiento, ya son 102 días


Parece ser que el confinamiento empieza a pesar, no para todos, porque algunos ya están en las calles como si nada pero si hay un porcentaje que empieza cansarse del encierro; sin duda somos testigos de una cosa que no habíamos vivido, testigos de como se paró el mundo entero a causa de un virus, así como testigos de las vidas que esta arrebatando. Incluso ahora tenemos una nueva vestimenta, no podemos salir sin antes ponernos el cubre boca, o frotarnos el gel antibacterial en todo momento. Las noticias parecen repetirse todos los días: más enfermos, más muertes, y las mismas recomendaciones preventivas. Llevamos 102 días de confinamiento, los días parecen ser menos claros, ahorita estamos en semáforo rojo, podemos estar en naranja como hace unos días, pero ya es predecible y todo depende de nuestra conducta como Chiapanecos. Eso sí, parece ser que se acabó la solidaridad social; al mes de la pandemia, todos los servicios caseros de cable, Internet, banca en línea, celulares, todos hicieron jornadas de apoyo a las familias, pero ahora ya no es así. Estar en casa a demandado el uso de algunos servicios y sin piedad nos lo están cobrando multiplicado por tres. Hay una crisis sanitaria a nivel mundial, pero las empresas cobran, y bien. Creo que todos hemos tenido problemas con la red, no hay espera en las mensualidades de pago, el pago de la luz viene arriba, en fin. Y realmente para muchas familias, la economía pobre no es de ahora, sino desde antes de la pandemia. No hablo de las familias que posiblemente no ocupen los servicios caseros, sino de las familias que ni siquiera tienen para comparar la canasta básica.  De acuerdo con cifras del Coneval en Chiapas 76.4 % de la población vive en pobreza, 38.7 % vive en extrema pobreza, el 38% de la población vive en rezago educativo, el 51.1 % no tiene acceso a los servicios de salud, el 85.4% no tiene acceso a la seguridad social, el 26.2 % no tiene acceso a la alimentación, el 38.4% no tiene acceso a una vivienda y el 53.2%  no tiene servicios básicos, como energía eléctrica o agua potable. Ante esta situación lo unico que se espera son políticas públicas porque derivado de la crisis económica que venimos arrastrando desde hace dos sexenios, hay menores recursos en el sector empresarial, en las organizaciones civiles y en el sector académico, no es a causa de la pandemia por Covid-19, esta recesión es de hace varios meses atrás. Por ello, a muchos ya nos mandaron a la calle, hay dependencias abiertas, negocios y empresas donde hay que trabajar y sino no comemos. Estamos en el día 102 y es la temida: fase tres.

La que nos habían dicho que pasaría, pero no cuándo ni en qué momento. Sabíamos que iba a suceder, claro que lo teníamos contemplado. Esta situación parece un sueño pero no lo es, es más bien una realidad donde como país y peor como estado, estamos vulnerables; todo parece indicar que seremos de los países que tarden en levantarse pero nos vamos a levantar. En medio de todo, se encuentran los que no creen de lo que sus ojos ven, han hecho acto de rebeldía contra las autoridades por la sencilla razón de incredulidad. Dicen que “el Covid-19, no existe, fue creado por el gobierno”, y de verdad, como estado nos da coraje que no puedan entender y abrir los ojos para darse cuenta de la realidad que esta viviendo el mundo. Duele ver fiestas en algunos municipios, municipios que no siguen las prevenciones sanitarias, quejas contra el sector salud, cierre de hospitales por parte de los ciudadanos, en fin, son muchas acciones que están mal y solo ponen en riesgo la salud de todos. Necesitamos hacer cambios verdaderos, reaccionemos si aun no lo hemos hecho pero sobre todo sumemos a favor de todos.

Entradas Recientes

Ver todo