top of page
  • EFE

Rusia despide la tregua navideña con ataques en todo el frente

Moscú/Leópolis.- Rusia cerró la tregua navideña con ataques en todo el frente, lo que incluye una operación de castigo con misiles contra barracones del ejército ucraniano en el Donbás, donde habrían muerto más de 600 soldados, según fuentes militares rusas.


Los combates no cesaron en ningún momento durante las 36 horas de alto el fuego ruso, pero se intensificaron el domingo, según admitieron ambos bandos.

Rusos y ucranianos están a la espera del comienzo de la siguiente contraofensiva enemiga, aunque el "general invierno" desaconseja movimientos bruscos con temperaturas nocturnas de hasta 14 grados bajo cero en el Donbás.

MATANZA EN LOS BARRACONES

En su parte vespertino el Ministerio de Defensa ruso aseguró haber matado a más de 600 soldados ucranianos en dos "dormitorios" militares del bastión ucraniano de Kramatorsk, en la región de Donetsk.

La artillería rusa lanzó un "ataque masivo con misiles" contra dos dormitorios de dicha ciudad tras recibir información "fidedigna" sobre el lugar de emplazamiento del contingente ucraniano, explicó el general Ígor Konashénkov.

En ambos dormitorios se encontraban más de 1.300 soldados, de los que más de 600 perecieron bajo las bombas rusas, saldo mortal que no ha sido confirmado por Kiev.

El portavoz castrense ruso calificó el bombardeo de "operación de venganza" por el ataque ucraniano perpetrado a la medianoche del 31 de diciembre al 1 de enero contra una unidad militar rusa en la ciudad de Makiivka, también en Donetsk.

Al menos 89 soldados y reservistas rusos murieron entonces en el bombardeo con misiles HIMARS después de que Kiev localizara a dichos militares debido al uso masivo de teléfonos móviles para felicitar a sus familiares por el Año Nuevo.

SIN TREGUA EN EL FRENTE

Una vez concluida la tregua la pasada medianoche, precisó Konashénkov, el ejército ruso atacó el domingo las posiciones ucranianas en las regiones de Donetsk, Lugansk y Járkov.

En las últimas 24 horas las tropas rusas habrían derribado cinco aviones ucranianos: dos Su-25, un Su-27, un Su-24 y un MiG-29.

Según el Estado Mayor ucraniano, las tropas rusas atacaron también en las últimas 24 horas las regiones sureñas de Jersón y Zaporiyia, incluido una misión de la ONU.

"Incluso en Navidad el enemigo no cesa el terror contra la población civil", denunció en Telegram Oleg Sinegubov, jefe de la administración militar de Járkov.

Por su parte, los prorrusos acusaron a las fuerzas ucranianas de dañar con misiles dos centrales termoeléctricas en Donetsk, donde habrían muerto dos mujeres en el ataque contra una tercera planta.

BIELORRUSIA SE ACTIVA

Mientras, el Ministerio de Defensa de Bielorrusia informaba de que conocida como agrupación militar regional creada el pasado año por Moscú y Minsk ha intensificado sus entrenamientos tras el incremento en número de efectivos y material bélico.

"La intensidad de los ejercicios no deja de aumentar. El objetivo es estar listo para rechazar al agresor en todos los frentes. La preparación de la agrupación militar regional transcurre prácticamente sin pausas", informó el canal de televisión ministerial VoenTV.

El entrenamiento conjunto tiene en cuenta "la experiencia recibida por los soldados rusos durante la operación militar especial" en Ucrania, añadió.

Minsk ha reconocido la llegada a su territorio de nuevos convoyes ferroviarios con tropas y equipos militares rusos, dos de los cuales habrían arribado esta misma semana con unos 1.500 hombres a la ciudad bielorrusa de Vitebsk, según la prensa independiente.

Recientemente, el secretario del Consejo de Seguridad de Bielorrusia, Alexandr Vólfovich, aseguró que ese contingente tiene "objetivos exclusivamente defensivos y su misión es, ante todo, la defensa de la fronteras occidentales de la Unión Estatal Rusia-Bielorrusia".

bottom of page