• RUBÉN PÉREZ

Se mantiene resistencia contra la instalación de cuartel de GN en Chilón

Tuxtla.- Para pobladores e integrantes del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), edificar un cuartel de la Guardia Nacional en el municipio de Chilón, forma parte de una estrategia para frenar la lucha organizada de los pueblos que defienden el medio ambiente y el territorio no solo ahí, sino en toda la región.


Explicaron que San Sebastián Bachajón es uno de los ejidos más grandes de Chiapas y de acuerdo con los propios lugareños, la incidencia delictiva es baja y no es necesario establecer a la GN.

A mediados de los noventas, después del movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, se instaló una base de la Sedena en Chilón. Históricamente las comunidades de ese territorio son militantes de organizaciones sociales y para los pobladores estas acciones buscan frenar la resistencia y los procesos organizativos de la región, recordaron.

En 1996, agregaron, los militares dejaron a muchas menores de edad embarazadas y propagaron el consumo de drogas. La concejala Juana Hernández entonces tenía 16 años y vivió de cerca la lucha para sacar a los uniformados que se resguardaban en la casa ejidal.

“El juez de amparo debe tomar en cuenta esos argumentos porque se trata de un pueblo que ha vivido bajo violencia, que ha padecido y ha sufrido de estos hechos por una fuerza armada parecida o igual a la Guardia Nacional”, abonó Victórico Gálvez Pérez, abogado del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).

Desde el 2020 cuando comenzaron a escuchar los rumores del cuartel, los pobladores de San Sebastián Bachajón, en voz de la concejala, recordaron que “los militares traen otras costumbres; hay miedo de que se queden a vivir aquí otra vez”; porque en la memoria de los pueblos las fuerzas armadas hacen lo que quieren por encima de sus derechos.

Justo un año después, en agosto de 2021, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegó a Chiapas a inaugurar el décimo cuartel militar en Chiapas, con sede en San Cristóbal de Las Casas. Entonces informó que seis más estaban en proceso de construcción.

En el acto protocolario, AMLO mencionó que las fuerzas armadas en México garantizan la paz respetando los derechos humanos. Aunque para esa fecha el cuartel en San Sebastián Bachajón estaba prácticamente concluido, no fue inaugurado en la visita.

En ese sentido, el abogado del “Frayba” consideró que el motivo pudo ser el amparo, pues se han promovido diferentes recursos, “para defender el territorio dentro del mismo juicio”. El pueblo sigue en resistencia, pero la resolución ha sido alargada.

En un comunicado de prensa, los pueblos originarios también alegaron que la militarización responde únicamente para dar paso y protección a las empresas nacionales y transnacionales que van tras la extracción de las riquezas naturales.

El 23 abril, en Bachajón celebraron votaciones para elegir al comisariado ejidal y fue electo Juan Carlos Jiménez Hernández, aliado del munícipe de Chilón.

Ello preocupó a los ejidatarios pues temen que la designación sea para mantener las imposiciones en el territorio. Ahora esperan que la Fiscalía de Justicia Indígena, dependiente de la Fiscalía General del Estado, se desista de la acción penal en contra de César Hernández Feliciano y José Luis, quienes encabezaron el año pasado una marcha en contra de la instalación del mencionado cuartel militar, y que se respete el derecho de los pueblos tseltales a defender y cuidar el territorio, “que se defienda y que se respete el derecho de la consulta”, concluyeron.