• EFE

Variante ómicron deja casi vacías las estanterías en supermercados de EU

Washington.- Ni fruta ni carne ni productos de limpieza: las estanterías vuelven a estar vacías en algunos supermercados de Estados Unidos por culpa de ómicron, que está causando numerosas bajas de personal, que coincide con nuevos problemas en la cadena de suministros.



"No he encontrado todo lo que he venido a comprar; algunas estanterías estaban vacías, quería 'kleenex' y algunas cosas para limpiar, pero no había", lamentaba este viernes Anne, una vecina de 50 años de Washington DC, en declaraciones a Efe en la puerta de un supermercado.


Dentro del local parecía que había pasado un huracán por la sección de fruta y verdura, y encontrar carne de ternera o pollo era una quimera, aunque sí que había papel higiénico, que brilló por su ausencia al inicio de la pandemia.


A unos pocos kilómetros, en otro supermercado del centro de la capital estadounidense las estanterías estaban repletas de productos.


PROBLEMAS QUE VIENEN DE ANTES


Desde la Asociación de Marcas de Consumo (Consumer Brands Association), que representa a nivel nacional a compañías de alimentos embalados, bebidas y de productos para el hogar y de cuidado personal, la vicepresidenta de Investigación y Comunicación, Katie Denis, explicó a Efe que estos problemas vienen de antes.


En ese sentido, recordó que la industria de los bienes empaquetados ha afrontado a lo largo de la pandemia dificultades en la cadena de suministros, lo que ha hecho que esta se debilite y "no ha dejado margen para que el sistema maneje disrupciones, como las tormentas invernales o la variante ómicron".


"Eso ahora se muestra en estantes escasamente abastecidos para los consumidores", indicó Denis, quien puntualizó que lo que ocurre en la actualidad es "una escasez de mano de obra, no una escasez de comida".


En sus contactos con ejecutivos de la industria, su asociación ha podido saber que las compañías se están resintiendo de un alto absentismo laboral debido a ómicron, lo que coincide con los esfuerzos para hacer nuevas contrataciones y cubrir 118.000 vacantes en el sector de los productos de consumo empaquetados.



"Desafortunadamente, solo hemos añadido 1.600 trabajos el mes pasado", señaló Denis.

Y es que a ómicron se ha sumado, aparte de las tormentas invernales, lo que se ha venido a llamar "la gran dimisión", el abandono voluntario por parte de muchos trabajadores de sus puestos de trabajo durante la pandemia.


Tan solo en noviembre, según datos del Departamento de Trabajo de EE.UU., el número de personas que dejaron sus empleos de forma voluntaria subió a 4,5 millones, lo que medios especializados indican que es una señal de que los estadounidenses cada vez tienen más confianza en que pueden encontrar mejores oportunidades laborales.


ÓMICRON ES ALGO QUE NO SE HA VISTO ANTES


Penfield destacó que ómicron es algo que no se ha visto antes, debido a lo contagiosa que es: "Está atacando a todo EE.UU. al mismo tiempo, por lo que las tiendas de comestibles y los productores de alimentos están lidiando con empleados que se están enfermando o que piden hacer cuarentena".


En paralelo, la falta de personal afecta a la cadena de suministros porque EE.UU. no está siendo capaz de producir tantos alimentos como necesita y, además, no hay gente suficiente para repartirlos y reponerlos en las estanterías, debido a ómicron.


Pese a estos problemas, el experto auguró que la situación actual no van a durar mucho, "probablemente un par de meses".


"Vamos a ver situaciones en que algunas áreas del país tendrán las estanterías llenas y en otras faltarán cosas, pero creo que hacia finales de febrero podremos ver que se vuelve a la normalidad, siempre y cuando no haya otra variante (del virus) o no tengamos eventos climatológicos catastróficos", dijo Penfield.