top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Vence el cáncer tras cinco años de tratamiento

Tuxtla.- Sherlyn Maribel López Hernández tiene 12 años, y es originaria de Bochil, lo que más le gusta es jugar fútbol, pero tuvo que dejar de hacerlo un tiempo, ya que hace seis años le detectaron cáncer de ovario izquierdo, y ahí inició su tratamiento.



Esmeralda Hernández Pérez, su mamá, recuerda cuando les dieron el diagnóstico cómo estuvieron carrereando y de madrugada, pero sabía que tenía que hacer el esfuerzo, ya que les dijeron que estaba en una etapa avanzada y si no la operaban urgentemente, podía morir.


“Ella empezó que le dolía el estómago, le dolía mucho, entonces yo lo llevé a hacer un ultrasonido porque da la causalidad que le llegó la menstruación a los 7 años y no lo vi bien, luego nos dijeron que eran los intestinos, pero el ginecólogo nos confirmó que tenía cáncer... es algo inexplicable porque como soy mamá me sentí derrotada... pero no, gracias a dios que mi hija está bien, es mi adoración mi pequeña”, nos cuenta.

Primero la operaron, de ahí sacaron la conclusión de que ella tenía que llevar quimioterapia, misma que le daban cada mes, recibió seis quimioterapias durante medio año, pero tuvo que estar cinco años en vigilancia, luego de los cuales los tumores no han regresado y seguirá con chequeos anuales.


Berenice Noriega, oncóloga pediatra, explicó que este periodo es el recomendado en los pacientes pediátricos para descartar cualquier situación de riesgo y poder decir que el menor está curado.


“Si en cinco años la enfermedad no es reactiva, el paciente ya tiene una seguridad de que se ha curado de ese cáncer, es por eso que nosotros después de estar vigilando sin ningún dato de cáncer en ella ya podemos darla de alta con tranquilidad y entregar a los familiares un hijito, una hijita curada de cáncer que puede hacer una vida normal, ella puede formar una familia, casarse, estudiar, después de haber vivido todo esto puede hacer una vida normal”, señaló.


En Chiapas, el cáncer es una de las principales patologías pediátricas, el de ovario en niñas o testículo en niños es el sexto más común, la buena noticia es que si llegan a tiempo logran curarlos, como el caso de Sherlyn.


“Factores de riesgo en pediatría no hay, a diferencia del adulto, pero sí hay tratamiento, por eso el seguimiento del niño sano hasta los cinco años para detectar tumores a tiempo, ya que los síntomas son muy generales, y cuando aparece dolor o inflamación es por un tumor ya muy grande”, explicó.


Sherlyn logró tocar la campana, y con ella la alegría de todo el equipo de médicos, enfermeras, trabajadores sociales y su familia, los más felices por salir victoriosos de esta dura batalla, que quedará en el libro del recuerdo para alentar a otros niños a luchar y vencer como ella.

bottom of page