• EFE

Vigencia Título 42 arrebata la esperanza a migrantes en Tijuana

Tijuana.- El freno a la conclusión de la aplicación del Título 42, norma utilizada por Estados Unidos para expulsar de forma exprés a indocumentados durante la pandemia de covid-19, arrebató la esperanza de miles de migrantes que esperaban el término de la medida para este lunes 23 de mayo.


Una buena parte de los migrantes se había enfocado en que finalmente su cruce se daría por Tijuana hacia California y con ello terminarían con la incertidumbre que prevalece en la frontera norte de México.

Desde el domingo y durante este lunes, las voces de los migrantes se han dejado escuchar mediante manifestaciones y conferencias de prensa, en donde han expuesto los riesgos a los que se exponen no solamente en cuestión de violencia, sino también en problemáticas de salud mental, además de las escasas opciones para encontrar trabajo y viviendas dignas en la ciudad.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) anunciaron semanas atrás el fin del Título 42 para este 23 de mayo, pero el pasado viernes el juez de Luisiana Robert Summerhays suspendió los preparativos para rescindirlo y el pasado viernes anuló definitivamente su levantamiento.

El Título 42 es una medida de deportación rápida de indocumentados amparada en la pandemia que impusieron los CDC en 2020, durante el mandato de Donald Trump (2017-2021), y que permaneció en vigor bajo la Administración de Biden.

SITUACIÓN COMPLICADA

Augustin Sadrack, migrante haitiano que lleva cuatro años en la ciudad y quien estaba confiado en podría concretar su trámite de asilo, consideró en entrevista con Efe que la continuidad del Título 42 "es malo para nosotros", porque "estamos viviendo una vida muy complicada aquí".

Señaló que desde el anuncio, el pasado viernes, de que no concluiría esta medida, los migrantes ya no saben qué más pueden hacer "porque hay mucha gente que se duerme en la calle, que no pueden tener una casa para vivir y hay muchos niños viviendo con sus padres que no pueden encontrar para comer y vivir bien".

Su compatriota, Jocelyn Rhau, quien lleva dos años en México, coincidió en que la situación de asilo para ellos es complicada.

"La vemos difícil", dijo Rhau, esto luego que migrantes de otras nacionalidades, como los ucranianos, que han estado llegando en los últimos meses y han podido cruzar hacia Estados Unidos.

"Nosotros no podemos cruzar, no sé cómo vamos hacer para que podamos cruzar, esperemos que nos ayuden a los migrantes, porque los haitianos estamos sufriendo mucho y está muy complicada la vida", dijo.


HABRÁ MÁS PROBLEMAS

Jessé, quien es migrante y a la vez colabora en la organización Espacio Migrante, explicó ó a Efe que la problemática que percibe es que nuevamente "se van a conjuntar una serie de problemas y riesgos para los migrantes", lo que les implica vislumbrar nuevas posibilidades para su atención.

"Aquí vivimos problemas que tienen que ver con arrestos de la policía por perfil racial, muchas personas que tienen problemas de salud mental y que no están siendo tratados, y en la parte médica muchos no cuentan con el seguro para acudir a los hospitales, a lo que se les suma los costos de rentas que suben cuando son personas de color", resaltó.

Activistas como Soraya Vázquez de la organización Al Otro Lado, dijo a medios que no se debe de dejar de lado que "esta política migratoria ha provocado que miles de personas estén en zonas fronterizas peligrosas, en donde los gobiernos no han tampoco instrumentado políticas integrales para su atención".

Por esta razón, dijo, no solo cuestionamos al Gobierno estadounidense por permitir este tipo de prácticas "que son discriminatorias", sino también al Gobierno mexicano "que se puso a disposición y ha sido cómplice del Gobierno de Estados Unidos, afectando la vida de miles de personas que buscan el asilo".

De acuerdo con datos compartidos por la activista Psyche Calderón Vargas, de la organización Refugee Health Alliance, con el Título 42 se han bloqueado a casi 2 millones de personas de solicitar asilo en Estados Unidos desde marzo de 2020, cuando se instruyó la medida por Donald Trump.

Condenó ante medios, la decisión que tomó el juez federal Robert Summerhays de Louisiana, de bloquear el término de esta medida, pues considera que "se basa en los costos que esto le causaría a Estados Unidos y no en la salud pública", como lo han venido justificando.

"Contrario a lo que pretenden con ello, el Título 42 lo que genera es que las personas traten de cruzar múltiples veces por diversos lugares de la frontera, lo que aumenta el riesgo de muerte y pone en peligro a las personas más vulnerables como son los niños y las personas enfermas", dijo.

En ese sentido, la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) México denunció este lunes que el Título 42 es una norma "que no tiene nada que ver con la salud ni con la pandemia y solo es una medida para la expulsión masiva de migrantes".