• ALEJANDRA OROZCO

Robo de identidad, origen de muchos delitos


Tuxtla.- Hoy en día, compartimos todo tipo de información en internet: nombre, fotos, dirección, y no solo en redes sociales, a veces también cuando queremos aplicar para un empleo y resulta un sitio falso, o con instituciones que se hacen pasar por bancos y no lo son.

Por eso, nos volvemos vulnerables al robo de identidad, que es cuando una tercera persona adquiere o posee datos personales de otra y los usa de forma apócrifa, buscando afectar a otros u obtener recursos financieros en la mayoría de los casos.

“Rosita” fue recientemente víctima de ello. "Estaba viendo mi teléfono cuando me apareció una foto que tengo en mi cuenta, en el Facebook, una foto mía y esa foto asoma en esa página, lo dejé pasar, cuando al poquito me hablan que cómo estaba eso de las plazas de la Unach… ¿qué plazas? yo creo que se confundió... me dijeron que andaba pidiendo 4 mil 700 para una plaza... le dije que no, pero me dio miedo", confiesa.

De inmediato, su hija difundió este perfil falso para que la gente supiera que no se trataba de ella, pues este ladrón de identidad creó un perfil con un nombre semejante y una foto de ella, y le hablaba a sus conocidos para decirles que tenía “un sobrino” (que venía siendo el tipo en cuestión) que vendía plazas a cambio de una cantidad monetaria.

En esta ocasión, la víctima decidió no denunciar el caso, pues teme que haya represalias o daños hacia su familia, y piensa que no va a pasar nada si denuncia a esta persona. Afortunadamente no pasó a mayores y hasta donde sabe, nadie ha pagado tal cantidad, solo se limitó a advertir a la gente de que se trata de un fraude.

Por su parte, Levy Francisco Pineda, encargado de la Policía Cibernética, señaló que el robo de identidad no está tipificado en el Código Penal como tal, pero sí se pueden perseguir estos casos por otras circunstancias, como clonación de perfiles, extorsiones o amenazas.

“Este tipo de casos es muy común, y muchas veces desemboca en un fraude, como el caso de las falsas ofertas de empleo donde metemos muchos datos personales que pueden ser mal utilizados”.

A esto se le conoce como “phishing”, es decir, cuando quieren usar nuestros datos o contraseñas para acceder a una cuenta, o cuando mandan un correo simulando ser una entidad financiera para darle clic a un link y robar así nuestros datos.

No solo sucede en línea, también pueden usar WhatsApp, mensajes o un correo no deseado con alguna situación alarmista, como que nuestra cuenta está bloqueada o hay cargos sin reconocer.

Ante estos casos, Levy Pineda recomienda documentar todo porque la información en redes es volátil, de un minuto a otro desaparece, por lo que es necesario tomar capturas de pantalla y denunciar estos casos a las autoridades o a la Policía Cibernética.

“Tampoco deben acceder a links adjuntos, es mejor teclear las direcciones directamente y no hacer búsquedas, porque muchas veces usan anuncios pagados para redirigirnos a sitios falsos; también es necesario configurar las políticas de privacidad, sobre todo ver quién nos manda solicitudes de amistad, hay cosas que definitivamente son públicas, como por ejemplo tu foto de perfil es pública, pero sí configurar esas políticas", puntualizó.

#Redessociales #Robo #2a