• ALEJANDRA OROZCO

Los movimientos de Elisa son brinquitos de alegría


Tuxtla.- A mis 26 semanas de embarazo, la novedad es que los movimientos de la bebé son cada vez más constantes y fuertes, incluso algunos amigos y compañeros ya han visto cómo brinca mi panza cuando acabo de comer o tomar algo.

Es increíble que haya otro ser humano dentro de mí –justo al escribir esto también se mueve, a lo mejor sabe que estoy pensando y hablando de ella-, y que ya falten escasos tres meses para conocerla.

Sin embargo, en toda etapa del embarazo hay algunos riesgos, por lo que me puse a investigar cuáles deben ser las señales ante las que debo ir al médico, y aunque no he presentado ninguna, se las comparto:

-Menos movimiento fetal. El hecho de que los movimientos del bebé sean menores o nulos durante prolongado periodo de tiempo, son motivo de hablarle al médico, un buen tip es acostarte de lado izquierdo después de beber algo dulce, como jugo de naranja, para ver si esto despierta al bebé. Al final del embarazo, es natural que los tipos de movimientos cambien, pues el espacio va siendo más limitado, pero aún debe moverse de forma regular.

Bueno, en mi caso, como les digo, es todo lo contrario, cada vez la siento más porque hay menos líquido amniótico y menos espacio, por lo que se siente más incómoda dentro, además de que está creciendo más rápido.

-Dolor abdominal extremo. Los músculos estirados y tensos son parte del curso del embarazo, al igual que los calambres y las contracciones de Braxton-Hicks, pero es muy distinto a experimentar dolores profundos, o fuertes y agudos. La mejor regla es conocer nuestro propio cuerpo y distinguir si se trata de un dolor normal y rutinario o algo más, si es el último caso, no está de sobra una revisión.

Lo que más me ha dolido es la cintura, también hubo un día en que me dio un ataque incontrolable de risa, me reí tanto y por tanto tiempo que me dolió un área del estómago donde estoy segura que Elisa estaba haciendo presión.

-Sangrado o manchado vaginal. Hay algunos embarazos en los que es normal sangrar o manchar y esto no representa ningún problema, sin embargo, las manchas súbitas o sangrado abundante -acompañado de una descarga- que inicia de la nada y acompañado por calambres puede ser una emergencia.

Gracias a Dios todo está en orden en este aspecto, lejos del susto de los primeros meses, no ha habido nada de lo qué alarmarse en este sentido, lo que sí leí que aumenta es el flujo vaginal, transparente, pues el tapón mucoso puede comenzar a desprenderse.

-Inflamación extrema de la cara o las extremidades. Algo de inflamación durante el embarazo es normal, sin embargo, un aumento repentino en el peso y la inflamación puede indicar preclampsia, lo que puede ser mortal y es responsable de gran número de casos de muerte materna.

Me da muchísimo miedo que esto me pase, aunque afortunadamente mi presión se ha mantenido en sus niveles normales en cada consulta a la que he ido, y no presento hinchazón de ningún tipo.

-Fiebres altas, escalofríos y dolores de cabeza severos acompañados de visión borrosa. Este tipo de síntomas pueden ser tan normales como un resfriado común o gripe, pero también puede representar algo más, por lo que es recomendable consultar al médico ante cualquier padecimiento.

-Una pierna hinchada o un dolor de pierna que no desaparece. Los coágulos de sangre durante el embarazo a menudo son causados por las hormonas, y uno de los primeros síntomas es la hinchazón de piernas o un dolor severo, más vale estar pendientes.

-Exposición a la influenza. Estar expuesto al virus de la influenza AH1N1 es riesgoso para las mujeres embarazadas, por lo que hay que informárselo al médico, lo mismo en el caso de varicela, rubeola y eritema infeccioso.

Incluso, se recomienda aplicarse la vacuna, aunque yo no pude porque padezco rinitis, que se ha acentuado con el embarazo, por lo que todo el tiempo estoy congestionada y la vacuna me puede causar una reacción.

-Picazón. Sentir picazón en todo el cuerpo no es normal, es muy distinto a tener picazón ocasional por el estiramiento de la piel, en cambio la picazón inexplicable y repentina puede indicar un problema.

Solo he sentido comezón en la panza y los pechos, pero nada que la crema de cacao no me ayude a eliminar, esto porque el tejido se está expandiendo y creciendo.

-Falta de aire o dificultad respiratoria. Esto puede pasar durante el embarazo o no, pero requiere atención urgente, peor aún si está combinado con dolores de pecho, desmayos o fiebre alta.

Sí he notado que se me va más el aire, que me agito más fácil o tengo que respirar más profundo, pero esto se debe a que mi útero está ya casi encima de mis pulmones y hay menos espacio para todos mis órganos.

Nada como la intuición, que nos puede decir cuando algo ande mal, también leí que nada es exageración y más vale prevenir, por lo que ante cualquier señal de alarma, les juro que correré al doctor, aunque todo marcha bien hasta ahora.

#Embarazo #Maternidad #2a

Entradas Recientes

Ver todo