• AGENCIAS

Ambiente con problemas para Mundial


Una amenaza cierta para jugadores y público en general, pero menos grave. Las partículas PM2.5 (léase PM dos y medio), predominantes en la atmósfera de Doha, están compuestas de arena y sal, como una paráfrasis de la canción de Julieta Venegas, y son perfectamente soportables para un organismo humano sano.

Las partículas de arena y sal, presentes en grado muy elevado en Catar, la sede del próximo mundial de fútbol en 2022, no son tan perjudiciales para el ser humano como las que saturan la atmósfera en las grandes urbes europeas, donde suelen proceder del nitrógeno de los coches.

Durante los Mundiales de atletismo desarrollados en octubre pasado en Doha, la empresa española Kunak Technologies llevó a cabo, en colaboración con la IAAF y la ONU, una nueva etapa del proyecto de monitorización de la calidad del aire en las pistas de atletismo alrededor del mundo.

Sus conclusiones, asegura Miguel Escribano, su Business Development Manager, serán puestas a disposición de entrenadores y organizadores de eventos deportivos.

"Los objetivos del proyecto son generar conciencia en el público sobre la calidad del aire y las condiciones medioambientales y mejorar la salud a largo plazo de los deportistas. Estamos cerca de demostrar con datos cuáles son las mejores horas para entrenar y competir. Es parte de sentido común pero ahora tenemos datos que lo soportan, y queremos un conocimiento científico sobre qué correlación hay entre los niveles de partículas y gases contaminantes con el rendimiento en las competiciones", explicó Escribano.

Los datos científicos recabados a lo largo del último año mediante equipos desplegados en México, Yokohama, Sidney, Mónaco y Etiopía enseñarán a los organizadores de eventos cómo proteger tanto a los deportistas como a la población.

#Futbol #2a

Entradas Recientes

Ver todo