top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Abrazar equivale a hacer ejercicio

Tuxtla.- Cada 21 de enero se conmemora el Día Mundial del Abrazo, e irónicamente, hace ya un año que tenemos casi prohibido el contacto físico: la pandemia y la sana distancia nos han obligado a poner espacio entre nosotros y nuestros seres queridos.



Violeta Corzo, terapeuta familiar y alternativa, señala que los abrazos van a uno de los sentidos, directamente al tacto, y aunque a veces pasan desapercibidos por ser una acción en automático, es importante para sensibilizarnos corporalmente.


“Tocamos todo a nuestro alrededor: nos tocan, y por ende se estimulan sensaciones en el cuerpo y todo lo sensorial nos abre emocionalmente”, señaló, esto solo a nivel físico, pues el contacto trasciende incluso a nivel cerebral.


“A nivel de neutro transmisores estimula, es como hacer ejercicio porque estimula la dopamina, la oxitocina, entonces va estimulando neuro transmisores que tienen que ver con sentirse más felices, más alegres, más contentos, de diferente manera positivamente”.


Por ello, es normal sentir que nos han hecho falta durante esta pandemia, en general el contacto aunque sea mínimo: una palmada en el brazo, un roce, un abrazo, sí nos hacen falta al establecer mucho límite en contacto para no contagiarnos, esto ha limitado nuestras relaciones con quienes queremos abrazar, por lo que podemos poner en práctica algunas alternativas para ello.



“Estimular nosotros nuestro cuerpo a través de, puede ser digitopresión, hay muchas técnicas como la reflexología en el rostro o en las manos, que te estimules, o aquellos puntos en donde sientas dolor, actualmente no se puede dar o recibir masaje pero mucha gente va con personas que tienen toda la seguridad, toda la confianza, aunque sí se ha limitado mucho esta situación”.


Sin embargo, incluso entre familiares sí se puede dar un abrazo por convivir a diario en la misma casa, en un entorno seguro, o bien un ligero masaje en la espalda, rostro, manos, o tú mismo haciendo presión, siguiendo las líneas de nuestro cuerpo.


Otra alternativa para estimular dichas zonas es tocar texturas, osos de peluche, abrazar cojines, estar en contacto con la corteza de los árboles, plantas e incluso mascotas, que son actividades seguras para evitar el contagio y seguir recibiendo todos los beneficios de un cálido y cordial abrazo.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page