• CARLOS LUNA

Alertan por los efectos de Bonnie en tierras chiapanecas

Tuxtla.- Representantes de la Secretaría de Marina (Semar), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC), durante una videoconferencia de prensa dieron a conocer que, la circulación de la tormenta tropical Bonnie en interacción con un canal de baja presión en el suroeste del Golfo de México, refuerza la probabilidad de lluvias puntuales intensas (de 75 a 150 milímetros [mm]) en regiones de Chiapas, Oaxaca y Veracruz.


Por ello, el Gobierno de México llama a extremar precauciones y atender los avisos de las autoridades de Protección Civil.

Durante su intervención, la coordinadora general del Servicio Meteorológico Nacional, de Conagua, Alejandra Margarita Méndez Girón, explicó que a las 10:00 horas tiempo del centro de México, la tormenta tropical Bonnie se localizó en el Pacífico mexicano, aproximadamente 335 kilómetros (km) al sur de Tapachula, Chiapas, con vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora (km/h), rachas de 120 km/h y desplazamiento hacia el oeste a 26 km/h.

Precisó que las bandas nubosas de Bonnie están ocasionando nublados, lluvias y oleaje elevado de 2 a 4 metros (m) de altura en costas de Chiapas y Oaxaca, incluido el Golfo de Tehuantepec.

Asimismo, para este domingo, se aproximará a una distancia de 280 km de la desembocadura del río Suchiate, en Chiapas. Por lo que sus bandas nubosas cubrirán los municipios de Acapetahua, Arriaga, Huixtla, Mapastepec, Mazatán, Pijijiapan, Suchiate, Tapachula, Tonalá y Villa Comaltitlan, en Chiapas, así como la región de la costa, Istmo y sierra sur de Oaxaca.

Méndez Girón informó que, de acuerdo con las previsiones, Bonnie podría intensificarse a huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson en las próximas horas, con vientos de 120 a 153 km/h y un desplazamiento en paralelo a las costas de Oaxaca y Chiapas. Además, para el lunes 4 de julio, podría alcanzar la categoría 2.

Durante su recorrido, las bandas nubosas de Bonnie podrían generar lluvias acumuladas en el periodo del 3 al 6 de julio de 200 a 300 mm en Oaxaca y Guerreo; de 200 a 300 mm en Veracruz; de 150 a 250 mm en Chiapas; de 100 a 150 mm en el oriente de Puebla y Tabasco, y de 100 a 200 mm en Colima, Jalisco y Michoacán.

Por su parte, el gerente de Aguas Superficiales e Ingeniería de Ríos de la Conagua, Heriberto Montes Ortiz, hizo énfasis en que las lluvias provocadas por el sistema de baja presión podrían provocar inundaciones en las zonas bajas e incrementar los caudales de ríos y arroyos, generando desbordamientos. Por ello, Conagua mantiene especial vigilancia en los ríos y presas de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y sur de Veracruz.