• ALEJANDRA OROZCO

Aumenta demanda de arqueólogos forenses ante desapariciones de personas

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), México ya superó las 100 mil personas reportadas como desaparecidas desde hace 58 años, Chiapas ocupa el segundo lugar con 542 reportes, y es un fenómeno que sigue creciendo.


Al respecto, Royma Nayeli Gutiérrez García, arqueóloga y maestra en estudios mesoamericanos, señaló que la antropología forense ha tenido un boom en México en los últimos años, debido al aumento en el número de personas desaparecidas, por ello los antropólogos forenses son cada vez más necesarios en las comisiones de búsqueda de personas y fiscalías, por ejemplo.

“Hay tres vertientes, la antropología forense, la arqueología forense y la antropología cultural forense, durante los gobiernos de Peña Nieto y Calderón, por la llamada guerra contra el narco, aumentó el número de víctimas, ya no solo eran las mujeres de Chihuahua en los 90s, sino que todo el país es una fosa, hecho desafortunado para nosotros como sociedad pero que abre la pauta a profesionistas de nuestro rubro”, señaló.

Quienes se dedican al ramo, aprenden cuestiones que tienen que ver con excavación, prospección, recorrido de superficie, análisis de materiales, procesamiento de datos, en cualquier escuela donde se imparte arqueología se enseñan estas bases para que después se vayan especializando como arqueólogo forense, sin embargo hay muy pocos colegas en este campo, debido a los riesgos que corren de manera personal.


La especialista señala que cuando sale a alguna investigación va con otros colegas como peritos, criminalistas, custodiados por elementos de la Guardia Nacional, la policía o fiscalías, pero de manera personal te tienen checado; no te atacan al trabajar, sino en tu vida personal, sin embargo por tantos desaparecidos ha aumentado la demanda de las ciencias antropológicas, un fenómeno que viene desde Latinoamérica.

"Nosotros como arqueólogos forenses nuestro trabajo es más que nada la recopilación de datos en campo, la excavación

o la inhumación si fuese el caso, cuado el cuerpo ya está esqueletizado ahí es donde entra el arqueólogo a excavar los

huesos de las personas, cuando el cuerpo está en descomposición te apoyas del médico forense criminalista, pero a través de las características de los huesos se determina la causa de muerte de la persona”, explicó.