• RUBÉN PÉREZ

Aumenta violencia por intento de despojo de tierras para megaproyectos

Tuxtla.- Los gobiernos y los grupos criminales han generado mayor violencia debido a que necesitan de grandes cantidades de tierra para introducir megaproyectos, advirtieron mujeres de las regiones Zoque, Norte-Palenque, Sierra Fronteriza, Costa y Altos de Chiapas.


Durante una asamblea, las integrantes del Movimiento de Mujeres por la Defensa de la Madre Tierra y Nuestros Territorios compartieron los contextos de vida en sus regiones, a partir de la guerra que genera el crimen organizado en relación con los megaproyectos y la militarización de los territorios.

Entre otras cuestiones, analizaron el caso del Tren Maya en la zona Norte-Palenque, los proyectos hidrocarburíferos y geoparques en zona zoque, el gasoducto en zona Costa y agrotóxicos, así como del acaparamiento del agua y especulación inmobiliaria en zona Altos.

Las mujeres zoques intervinieron en el tema de la presencia de comandos armados del narcotráfico que propician secuestros, robos de autos, derecho de piso, circulación de armas, drogadicción y alcoholismo, “siendo las mujeres las más afectadas”.

A esto se suma que las comunidades zoques son “cabeza de cuenca” amenazadas por varios megaproyectos. Recordaron que en 2017 lograron frenar los relacionados a la geotermia e hidrocarburíferos, frente a la ronda petrolera que tendría articulación con la construcción de la refinería de Dos Bocas (Tabasco).

En la actualidad, explicaron, “estamos organizadas y estamos planteando la reestructuración de espacios donde las mujeres tengan participación política en la toma de decisiones de nuestros territorios. Estamos convencidas de que los intereses corporativos y del mal gobierno están generando conflictos interejidales para aprovechar a despojar y así controlar el territorio”.

En el caso de la zona Sierra Fronteriza, las mujeres concordaron en la agudización del narcotráfico, en el aumento de feminicidios, muertes y desapariciones debido al consumo de alcohol, drogas, armas y prostitución. Asimismo, la reactivación de proyectos mineros y trata de personas migrantes.

La situación es coincidente en la zona Altos donde se suma la violencia contra las mujeres, así como la venta de armas; constantes desplazamientos de vehículos de grupos armados; balaceras; y el alza de la migración interna por parte de jóvenes.

Agregaron: “en el Valle de Jovel, también el despojo de tierras provocado por grupos armados del crimen organizado desde la complicidad de funcionarios de gobierno y empresarios hoteleros. Acaparamiento del agua y destrucción de humedales de montaña y ciénegas”.

En la zona Norte-Palenque, por ejemplo, han aparecido grupos de motonetos vinculados al crimen organizado, “quienes están generando asesinatos”, evidenciaron. Además, se sumaron a la queja generalizada de la subida de precio de los productos de la canasta básica

Hicieron hincapié en la proliferación de robo de niños, niñas y mujeres, a partir de la construcción del mal llamado Tren Maya, “generando miedo y terror en la ciudad con la presencia Guardia Nacional”.

Coincidieron que son limitados sus derechos para procurar lo básico para el auto sustento alimentario. Mientras en la Costa se organizan por la amenaza de construcción del gasoducto que viene del proyecto interoceánico de Oaxaca y que pasará por toda la Costa hasta Guatemala.

Ante el ensombrecido panorama, las mujeres de Chiapas exigieron autonomía política-organizativa y trabajarán en la articulación y solidaridad política entre pueblos, redes, colectivas del EZLN, CNI y de la Sexta.