• AFP

Chiapas estado de conflictos y focos rojos


Chiapas lastimosamente siempre ha estado envuelto de conflictos sociales, esto sucede porque además las autoridades no han puesto fin ante situaciones de conflictos, y no hablo del gobierno en turno sino de administración tras administración porque si recordamos desde 1994 empezaron los conflictos sociales en Chiapas cuando se levantó El Ejército Zapatistas de Liberación Nacional, la menos esa es la fecha más marcada donde Chiapas se levantó en guerra buscando autonomía en varios municipios sobre todo en la zona altos. Actualmente en otro contexto y bajo otros intereses existen en Chiapas al menos 10 municipios que se mantienen en focos rojos, derivado de diversos conflictos sociales, además de la crisis humanitaria por la migración en la frontera sur. Por mencionar algunos, en Pantelhó fue desaparecido el Ayuntamiento municipal y el nombramiento de un concejo municipal no fue del agrado de todos. Asimismo, se suma la presencia del grupo de autodefensa “El Machete”, quien ha incendiado casas y causado destrozos en la cabecera municipal y que además, es acusado de la desaparición desde hace sie7e meses de 21 personas. En unos días se cumplirá un año de que el grupo armado “El Machete” tomó el control de Pantelhó con el argumento de regresar la paz al municipio, pero su cometido se transformó en otra lucha violenta de poder que mantiene como lo mencione antes a personas desaparecidas y a cientos de habitantes desplazados. Las amenazas continúan, las personas siguen abandonando sus hogares, mientras las mujeres y la niñez que se ven obligadas a quedarse, son las más afectadas en este conflicto. Otro de los municipios en foco rojo es Oxchuc, recordemos que en Oxchuc aún no se definen autoridades y tras una elección fallida a mano alzada que dejó un muerto y varios lesionados, las protestas no paran, mismas que afectan a diversos municipios y el turismo principalmente; los municipios que han sido afectados son: Chilón, Sitalá, Yajalón, Tila, Tumbalá, Sabanilla, San Cristóbal de Las Casas, Palenque, La Libertad, Catazajá, hacia la vía Villahermosa. Hace apenas unos días se intento repetir las elecciones pero se volvieron a suspender a causa de hechos violentos. De igual manera, se puede mencionar el conflicto en Altamirano, el conflicto entre Chenalhó y Aldama, el cual, sigue sin solución, los desplazados del ejido Puebla en el municipio indígena de Chenalhó o los seis municipios que en el mes de abril tuvieron pero la mayoría fue cancelada las elecciones extraordinarias; Venustiano Carranza, Siltepec, Honduras, El Parral, Emiliano Zapata y Frontera Comalapa, donde siempre se han anulado por violencia. El conflicto agrario viene de hace más de 45 años, en los que pobladores de ambas zonas han encabezado enfrentamientos armados por la lucha del territorio, pero desde 2016 la violencia escaló, provocando cientos de desplazamientos forzados, una veintena de muertos y decenas heridos. La insistencia de Chenalhó se acrecentó luego de que en diciembre de 2017 el Tribunal Agrario de Chiapas emitió un fallo a su favor y resolvió que se le devolviera un territorio que décadas atrás autoridades habían cedido erróneamente al otro municipio.

Tanto Aldama como Chenalhó argumentan que los terrenos les pertenecen ancestralmente. Mientras, activistas consideran que el conflicto ha sido alimentado por grupos paramilitares, como el que perpetró la masacre de Acteal en 1997. Imaginemos la ineptitud de los gobiernos que no han podido darle solución, sino solo simulación. El problema es que en algún momento puede estallar la guerra, ya vimos en San Cristóbal de las Casas, de lo que son capaz por un desacuerdo. Lastimosamente no se aplica el Estado de Derecho, ¿será que la autoridad tiene más miedo que los mismos violentados de la paz en Chiapas?.