top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Conoce a Bonanza, jaguar monumental que recorre Chiapas

Tuxtla.-  Durante las vacaciones de Semana Santa, se viralizaron imágenes de un imponente jaguar negro que se paseaba por la Avenida Central de Tuxtla, y municipios como San Cristóbal y Comitán… se trata de una escultura realizada por Martín Abadía, escultor chiapaneco que creó esta obra y la nombró Bonanza, segundo animal de este tipo que elabora a tal escala, aunque este es aún más grande.


Martín es el creador de Balam, jaguar que cuida la guarida del Zoomat, dice que son gemelos que vienen del inframundo, del centro de la tierra, al ver que estaba solo decidió crear a Bonanza, esta inquietud se la platicó a su socio y así comenzó el proceso, que le llevó en total ocho meses, tres de ellos solo en ensamblar todas las piezas, mide nueve metros, 3.80 de alto, está elaborado de fibra de vidrio,y una estructura metálica.

“Decidí irme de vacaciones a mi natal Tzimol con mi esposa y mis hijos, y en mi trayecto fue tomando popularidad, se hizo viral, salimos de Tuxtla recorriendo toda la avenida central y visitó San Cristóbal a invitación del alcalde, asimismo Comitán, hasta llegar a mi destino, luego me volvieron a invitar a San Cristóbal y de ahí volvimos a casa, fue sin planearlo”, admitió; para el artista, sus hijos y esposa lo inspiran y también se involucran en su arte.


"Empiezas a modelar en espuma de poliuretano, luego empiezas a copiar, cuando ya tienes las piezas haces una estructura metálica y ensamblas las piezas de fibra de vidrio, luego lleva un acabado de resina con arena para la resistencia al clima, al intemperie, a la lluvia, al sol, a la decoloración, le da mucha resistencia, luego viene la pintura, y un poquito de gracia", admitió.

La historia de este artista comenzó desde el año 1986, a las 11 de la noche -lo recuerda bien-, tenía apenas 20 años, desde que era niño recuerda que siempre estaba dibujando, lo que incluso lo metía en problemas, después de la carrera comenzó a crear, a dibujar, luego aprendió a pintar y vende su primer obra, elaborada sobre una hoja de árbol en tan solo 3 pesos, que era el Cañón del Sumidero.


“Son ya 40 años de estar soñando, de estar creando, he pasado muchas cosas, entre ellas carencias, muchas carencias, porque en nuestra cultura casi no compramos arte, entonces yo vivo de lo que la gente no compra, es la fe la que me mantiene y así me quiero quedar hasta que llegue el momento de irme", señaló.

La obra de Abadía es amplia, incluye pintura y escultura, ha elaborado réplicas a escala tanto de Balam y Bonanza como del Monumento a la Bandera, códices y otros elementos de nuestra cultura, un artista ya de talla internacional que estas vacaciones, exhibió su obra más grande en cuanto a dimensiones y alcance, pero espera seguir creciendo con su arte.


"No tiene precedentes, no tengo forma de cómo explicarlo, sobre todo cuando aprendes algo en la vida: a ser agradecido, primero con Dios y luego con la gente, con los que vienen a tu lado, eso es maravilloso, este es el espacio de Martín Abadía y de Bonanza", finalizó, sentado ante la tranquilidad de su jardín en El Jobo, su exilio de inspiración.

13 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Banner GOB.jpg
Cambio climático 950x125 copy.png
bottom of page