• ALEJANDRA OROZCO

Convivencia Infantil sigue solo vivo en el recuerdo

Tuxtla.- Desde hace 39 años, uno de los espacios más representativos de la capital chiapaneca ha sido Convivencia Infantil, sitio del recuerdo para chicos y grandes que se han divertido en sus atracciones.



“Los ponis, los juegos mecánicos, el local donde vendían los vestiditos de Barbie, las comidas los hot cakes, los raspados, y el trenecito, el tradicional trenecito”, recuerda Susana, como las atracciones a las que sus papás la llevaban de niña, y a las que le gustaría llevar a sus hijos... pero no puede.


Y es que el parque infantil lleva más de un año cerrado, dejaron de prestar el servicio cuando comenzó la pandemia, pero ahora ya abrieron los parques, las escuelas, hasta el gobierno local ya pasó de una administración a otra, y el municipio aún no les da la orden de reabrir sus puertas, dejando a los locatarios de antaño sin una fuente de ingresos.


Rita Elena Fausto Calderón, secretaria general de la Unión de Concesionarios, señaló que a raíz de esto han buscado la forma de reactivar la economía de los locatarios, que tienen año y medio de no trabajar, por lo que iniciaron con una kermés los fines de semana, a la que próximamente se añadirán más actividades que ahora no pueden realizarse por el espacio, como son las motos o las lanchas.


La kermés tiene lugar a las afueras de la entrada al parque, en la explanada del Teatro de la Ciudad, ya que en el ayuntamiento les dicen que por el COVID y por proteger a los niños no pueden abrir sus puertas, pero otros sitios similares ya están laborando, incluso desde mayo de 2020 la Secretaría de Salud emitió los lineamientos para poder operar, sin embargo siguen cerrados.


“Hemos tenido que vender equipos, de repente se sorprende uno de cuántos tiliches tiene uno que no usa, y en cuanto al negocio hay mucho, muchas cosas que ya no estábamos usando y que nos hemos estado deshaciendo de esas cosas”, señaló.


No les queda de otra... llevan tres fines de semana con esta kermés, pues se requieren muchos trámites que llevan tiempo e incluso un fin no pudieron abrir, pero están por confirmar a más compañeros que van a sumarse.


“Ahorita tenemos carritos eléctricos, cuatriciclos, los ponis, el inflable que lo van a colocar, tenemos paletas de doña Deli que son muy conocidas, que son de productos naturales y también de este lado tenemos algunas frituras como papas fritas, los chicharrines preparados y próximamente van a haber más productos”, señaló.



Y es que estos concesionarios llevan décadas prestando sus servicios y viviendo de lo que venden en Convivencia, son los responsables de nuestros recuerdos más felices de la infancia, de tantas tardes de diversión en familia.


“Nosotros les hemos dado servicio a tres generaciones, ya incluso llegan los nietos de los que originalmente llegaban, no sé, como que hay una nostalgia ahí entre la gente de las experiencias, las mejores experiencias que tienen en sus recuerdos son las que viven en familia, es lo que ofrecemos nosotros, una experiencia en familia”.


Por ejemplo, don Raúl lleva 25 años con el servicio de carritos eléctricos, está junto al brincolín, con los carros listos para el disfrute de las nuevas generaciones, que muy poco han podido disfrutar de este tipo de entretenimiento en los últimos meses.


“Es lo que nos dicen las personas, que están fastidiados ya de estar en sus casas, necesitan salir a divertirse, así que aquí estamos para servirles”, señaló.


Los concesionarios invitan a asistir a esta kermés, que se instala a las afueras del Teatro de la Ciudad los fines de semana, con todas las medidas sanitarias y al aire libre para respetar la sana distancia, ofreciendo los atractivos más representativos de este espacio, que esperan pronto poder reabrir para poder dar un vistazo al Tuxtla de antes en el presente.