top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Desplazamiento forzado tiene rostro femenino

Tuxtla.- Aunque históricamente la migración ha tenido un rostro masculino, cada vez son más las mujeres que salen de sus países de origen por diversas razones, pero la mayoría lo hace huyendo de la violencia de género.


Giovanni Lepri, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) México, al participar en una mesa de trabajo al respecto en nuestra entidad, señaló que las mujeres en migración forzada son más vulnerables por su condición de género y los riesgos de violencia y separación de familias, por lo que requieren instrumentos adicionales para reconocer su condición si son refugiadas.

"Hay muchas mujeres cabezas de hogar, se habla que más o menos el año pasado solicitaron asilo 4 mil familias monoparentales, 85 por ciento son encabezadas por mujeres, cuando una mujer llega y puede trabajar porque tiene todas las capacidades pero tiene dos o tres hijos en edad de infancia, si no tiene la posibilidad de dejarlos con alguien este tipo de políticas públicas y de proyectos que faciliten la reconstrucción de vida de personas en movilidad, sobre todo mujeres", señaló.

Por ejemplo, en cuanto a los reconocimientos de condición de refugiados, el año pasado aumentaron mucho las solicitudes: de los casi 50 mil reconocimientos otorgados, un poco menos de la mitad eran mujeres, es decir, unas 25 mil solamente el año pasado.

“Es un proceso continuo, entre más aumenta el número de personas que solicitan, el año pasado recibimos 131 mil solicitudes, más se tardan los procesos para poder tomar las decisiones, a menos que la Comar, un punto importante, tenga la capacidad en términos de personal, en términos de infraestructura, en términos de sistemas para poder tomar estas decisiones de manera más rápida", señaló.

El representante afirmó que la violencia de género es de los principales motivos para el desplazamiento forzado, muchas mujeres la han sufrido como la principal causa de desplazamiento, además de la violencia generalizada en comunidades, el control y extorsiones de las bandas criminales, factores ambientales, económicos, la pandemia por COVID.

“Hay un conflicto de causas que se van sumando para provocar la decisión dramática de salir de casa, algunas dejan un hijo o tienen que sacarlo adelante, lo que está provocando familias separadas por esta situación”, finalizó.

bottom of page