• ALEJANDRA OROZCO

Diana Laura, artesana del pan

Tuxtla.- Diana Laura Gutiérrez es una experta en el área de servicios gastronómicos, es dueña de su propia marca: Artesana, que se dedica a la panadería, repostería y gastronomía en general para eventos y fiestas, ella se encarga de realizar cada detalle para que puedas disfrutar de tu evento al igual que tus invitados, y le pone toda su pasión al proyecto.


“Yo estudié en Tuxtla, aquí nací, estudié gastronomía más que nada por ya traer esa cuestión en la familia de la cocina, opté por estudiar algo parecido pero me enfoque más a panadería y repostería, sí manejamos otras áreas pero eso es lo que más me gusta, es mi fuerte, a muchos no les gusta porque es muy calculado, todo pesado, con tiempo, con dedicación, no cualquiera se dedica a este arte, y precisamente de ahí viene el nombre porque es todo un proceso”, explicó.


Cuando inicia la pandemia, quisieron sacarle provecho a sus conocimientos, entonces todo empieza como un juego, a ofrecer pan con los vecinos, con la familia, resultó muy bien y de ahí le echaron para adelante, su pan no contiene conservadores que dañan el estómago, tratan de usar materiales y procedimientos más generosos, los productos tienen un tiempo de vida de una semana y no de meses, lo cual resulta más saludable para el que lo consume, Diana no comía pan porque estaba más a la mano el comercial y la empieza a dañar o a subir de peso, entonces recurre a este tipo de panadería que cae menos pesado.


“A mí me encanta hacer pasteles, diseños, soy muy creativa y detallista, me gustan los retos, manejamos también la organización de fiestas, mesas de postres temáticas, sin embargo nuestro producto estrella es el pan grande de hamburguesa, tenemos de ajo, orégano, parmesano o más pequeño para alimentos gourmet, tenemos los dogos, que son como pan para hot dog pero con más sabor y más grande en las mismas especialidades, además elaboramos baguette, chapata, pan dulce, panqué, diversas opciones de panadería por pedido”, compartió.

Lo que empezó como un juego, formó una cadenita de consumo local, después se dedicaron a ir a bazares, y le agrada la dinámica de los mismos, pues la pandemia cambió el sistema de comercio y a partir de ahí puedes llevar tu negocio a donde quieras, quizá le quedas más cerca a tu cliente si vas a un bazar que tu ubicación física; en general emprender en el sur del país, considera que sí es difícil, pero depende de qué tanto amor le tienes a tu emprendimiento: “debes tenerle fe, tú eres desde el jefe hasta el de limpieza para atravesar esas barreras e ir creciendo, mi papá es el que más me ha impulsado a siempre hacer algo más, a no estancarme, hay muchas ramas y siempre el alimento es algo que va a dar una satisfacción, desde ahí ya estás poniendo algo bueno”, consideró.

Diana empezó haciendo panadería salada, aprendió en la escuela, se enfocó a esas prácticas y cuando decidió hacerlo no fue nada fácil, aunque hayas llevado clases, señala que empieza la prueba y el error para ir perfeccionando, ahorita se le hace fácil pero al principio no era así; y es que Diana tiene más de un hobbie: también se dedica al arte de la danza desde hace muchos años, y considera que nunca llegas a ser maestro de una ni de otra, siempre hay algo nuevo que aprender, puedes mejorar la receta o la técnica, en dado casi.

“Llevo 12 años en la danza y seguimos, tenemos un equipo de ritmos latinos, Fusión Team y ahorita estamos con bachata, fuimos a un nacional en Oaxaca, dio resultados y obtuvimos un podium, el área de la danza es complicada y saturada, tienes que invertir en clases, vestuarios, tienes que ser constante, son muchos años para transformar tu cuerpo y que esté centrado en tus clases, no solo es aprender a bailar sino a controlar tu cuerpo, le pones mucha pasión y amor para no desistir, yo empecé desde los dos años y han sido muchas experiencias que me han impulsado a seguir, tengo la emoción de ganar un nacional que es complicado y llevar en alto a Chiapas porque no lo han volteado a ver y hay mucho talento, fuimos casi 30 personas y se vio un boom total, se vio la presencia de nuestro estado en la competencia”, nos contó.

Volviendo al tema del pan, hacerlo significa empezar temprano, hay personas que no conocen cómo se realiza y quieren sus pedidos muy rápido, cuando lleva un proceso largo, ella requiere un pedido previo para fermentar las masas, dejarlas reposar, son unas 5 horas de cariño, dedicación y conocimiento de técnicas, que se ven reflejadas en la preferencia de sus clientes.


“Yo siempre soy del momento, sí me gusta pensar en el futuro pero ahí me va a llevar donde esté enfocada en este momento, estamos pensando en tener un restaurante de aquí a cinco años, por otro lado las influencias de la panadería vienen del ámbito francés, el mexicano es más rico pero de ahí viene y me encantaría poder realizar todas esas cosas en una panadería francesa, son técnicas arraigadas de años, todo está en las recetas, tienes que ir probando y modificando, si hace frío o calor ver qué le agrego de más o de menos, probar según el clima”, señaló.

Por último, a otras emprendedoras les diría que sigan adelante, que busquen innovar, que no se estanquen, que busquen la manera de dar algo más, un detallito, hoy en día el video y fotografía está muy padre, la gente lo aprecia bastante, así enamoras al público con tu trabajo y se identifican contigo. Puedes encontrarlos en Instagram como Artesana Productos, o en Facebook como Artesana, o Diana Laura Gutiérrez.