top of page
  • AGENCIAS

El Bayern se corona ante Sevilla

El FC Bayern Múnich arrancó la temporada 2020/21 como finalizó la anterior, festejando. El conjunto alemán se impuso por 2 a 1 en Budapest ante el Sevilla y se coronó campeón de la Supercopa de Europa. En el Puskas Arenade Budapest, hubo cerca de 20 mil espectadores, por primera vez en un certamen continental tras la pandemia del coronavirus.



El encuentro arrancó con el conjunto germano presionando bien arriba y forzando errores en salida del cuadro español que falló en sus primeros intentos y otorgó ocasiones que por errores de precisión no acabaron en goles. Pero el cuadro de Julen Lopetegui no se quedó atrás y demostró que también iban a apretar arriba. Fue así que incomodó a la defensa alemana y se acercó al arco de Manuel Neuer, aunque sin demasiada claridad.

Antes de los 15 minutos, el Sevilla abrió el marcador. Un centro de Suso para De Jong, que este bajó para la llegada de Rakitic, obligó a Alaba a empujar al croata para que no llegue al balón y el árbitro no dudó al pitar penal. El argentino Lucas Ocampos se hizo cargo de la ejecución y con un remate cruzado estableció el 1 a 0.

Tras el tanto, el Sevilla se retrasó y el Bayern empezó a ejercer su juego. Fue así que acorraló al cuadro español y generó varias ocasiones. Muller, tuvo una clara en el área chica tras un centro atrás de Lewandowski, pero su remate se fue ancho. También Pavard llegó libre por el sector derecho del área, aunque su disparo se fue alto. Incluso el propio Robert se perdió un mano a mano perfecto al querer definir por encima de Bono, pero el arquero adivinó su intención.



Finalmente, de tanto insistir, el campeón de la Champions tuvo su premio a los 33 minutos. Muller levantó de tres dedos para el centrodelantero polaco, quien de espaldas al arco aguantó la marca y bajó la pelota para que León Goretzka de frente, remate a quemarropa para igualar las acciones.

En el complemento, el Sevilla salió con la misma actitud que había iniciado el encuentro, con presión alta y decisión de jugar en campo contrario. Sin embargo, fue el Bayern Múnich el que tuvo la más clara tras una pelota pinchada de Sané para Lewandowski. El polaco se asoció con Müller en el área chica para terminar definiendo abajo del arco, pero el VAR anuló la acción por fuera de juego.

A los 12 minutos, Bono se visitó de héroe al tapar un disparo bajo y a colocar de Gnabry desde la izquierda del ataque, que tenía destino de gol. Luego, fue el árbitro el que le ahogó el grito al conjunto alemán cuando Sané había capturado un rebote en el área. Anthony Taylor cobró una supuesta infracción de Lewandowski instantes antes.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page