• EFE

El Bayern se pasea en Plzen y se acomoda en octavos


El Bayern se dio un paseo por Plzen y, sin pisar excesivamente el acelerador, logró una holgada victoria (2-4) para sellar su clasificación a los octavos de final de la Liga de Campeones, con dos jornadas de antelación al cierre de la fase de grupos.

El modo arrollador del cuadro de Julian Nagelsmann llegó por sí solo. Son excesivas las carencias del representante checo, que ha perdido todo lo que ha jugado en esta 'Champions' y que asume resignado su condición de comparsa.


Con un punto más en los dos partidos que faltan tendrá en la mano el campeón germano el primer puesto garantizado. Y eso que su lista de bajas por lesión es numerosa. Ausencias tan relevantes como el meta Manuel Neuer, el canadiense Anthoni Davies, Serge Gnabry, Lucas Hernández, Jamas Musiala, Matthijs De Ligt o Bouna Sarr.


Le bastó al conjunto bávaro con unos buenos minutos al inicio para subrayar las distancias entre un equipo y otro y en encarrilar el pleno de victorias en el torneo. Fue suficiente con el desequilibrio de Leroy Sane y Kingsley Coman y la versatilidad de Thomas Muller y, sobre todo, Leon Goretzka, que jugó a su antojo.


En un cuarto de hora, en el tramo que va del minuto 10 al 25, cerró el partido el Bayern que inauguró en una pared entre Sadio Mané y Muller que concretó el senegalés. Cuatro después llegó el segundo, en un pase desde la izquierda de Coman que vio la entrada en solitario de Thomas Muller para volver a batir a Jindrich Stanek cerca del área. Y el tercero fue en el 25, en una combinación entre Coman, Muller y Goretzka, que fue el que llevó la pelota a la red.

Tuvo una excelente ocasión el equipo de Michal Bilek para maquillar la goleada cuando el colombiano Jhon Mosquera se encontró con un regalo de la zaga alemana y se vio delante del meta Sven Ulreich. No supo qué hacer con la pelota y la tiró blanda a sus manos

El Bayern, sin embargo, no perdona. No lo hizo en el 35, cuando consiguió el cuarto. También obra de Goretzka que entró en el área sin ningún problema para aprovechar el pase de Leroy Sane y firmar el cuarto.

Con eso le bastaba al Bayern, que levantó el pie del acelerador descaradamente tras el descanso. Se animó el Viktoria Plzen, que empezó a llegar mejor al área de Ulreich. Y marcó.


Fue en el minuto 62 cuando Jhon Mosquera recibió un balón aéreo dentro del área, estaba de espaldas y lo cedió a Adam Vlkanova que batió a Ulreich.

No dejó la relajación el Bayern, con los deberes hechos. Tampoco el Viktoria en su empeño de marcar. Hizo otro tanto el conjunto local. Con un buen tanto, a la media vuelta, de Jan Kliment a pase de Libor Holik, que también había entrado al campo en la segunda parte.

Entradas Recientes

Ver todo