• AGENCIAS

El Madrid se luce en casa

El estreno del estadio Santiago Bernabéu dejó un regalo futbolístico repleto de vértigo, un festival goleador del Real Madrid líder al ritmo de Vinicius, con triplete de Karim Benzema y debut con gol de Eduardo Camavinga, en una remontada (5-2) nacida de graves errores defensivos que alimentaron las esperanzas del Celta.



La vuelta al Bernabéu tuvo todos los ingredientes que convierten cada partido en el coliseo blanco en una cita especial. La emoción garantizada, el Real Madrid de las remontadas de vuelta como las concesiones defensivas que lastraron a los de Carlo Ancelotti en el primer acto, impulsados de nuevo por el aliento de su afición que rindió pleitesía a Luka Modric y Vinicius tras un ejercicio de liderazgo compartido.


Desde el inicio dejó claro el Celta que no sería un invitado de piedra a la fiesta de regreso a un Bernabéu que ya impresiona, pese a estar a mitad de camino de la que será su nueva identidad. A los cuatro minutos mandaba en el marcador el equipo de Coudet gracias al primer regalo. Una mala salida de balón de Miguel Gutiérrez, la presión de Brais y la definición de Santi Mina.


El jarro de agua fría no pondría freno a un Real Madrid eléctrico. La primera vez que Ancelotti juntó a Vinicius con Hazard en un once, inventando una nueva demarcación con libertad de movimientos para el belga, que aumentó su presencia apareciendo a la espalda de Benzema y descolgándose por donde vio espacios. En lo que le duró el físico, mejoró su aportación.


La sentencia llegaría con Camavinga, el día de su estreno con 18 años, dejando muestras de calidad con su zurda y aprovechando a placer el balón muerto de una parada del portero del Celta tras una acción de Modric que mereció el gol. Un arranque de calidad por un pasillo sin rivales que culminó con un disparo con el exterior del pie derecho. Con el viento a favor, el recital de 'Vini' se cerró con un penalti que aprovechó Benzema para ser el líder goleador de LaLiga.

Entradas Recientes

Ver todo