top of page
  • ALEJANDRA OROZCO/

Enrique necesita ayuda

Tuxtla.- Enrique Bravo es estudiante de secundaria, le gusta el fútbol, estar con su familia y salir con sus amigos, sin embargo, hace siete meses su vida cambió, pues comenzó a enfermar.



“Al niño le empezó a dar calentura y lo llevamos con los doctores pero todavía no le daban diagnóstico, así estuvo entretenido como ocho días, no se le quitaba la calentura y le empezaron los dolores de hueso, de su cuerpo, ya no quería caminar, lo volvimos a llevar a otro doctor y ahí fue donde nos dio el diagnóstico”, señala su mamá, Karla Michelle Hernández Pérez.


Enrique tiene leucemia linfoblástica aguda (LLA), un padecimiento difícil de llevar y combatir, más en pandemia, porque cuando tiene temperatura lo confunden con covid, incluso lleva ya tres pruebas negativas.


“Ahorita ya tiene como mes y medio de que el hospital ya no le da quimios ni medicamentos ni nada, ahorita con ayuda de la gente gracias a Dios es que vamos comprándole a él cosas que le hace falta, medicamentos alternos y una que otra cosita ahí, ya es por cuenta nuestra que lo vamos haciendo”, nos cuenta.


Y es que a Enrique, lo desahuciaron. Sin embargo, ninguno de los miembros de su familia se dará por vencido, hasta verlo recuperado y hasta agotar los últimos recursos, por lo que piden y agradecen el apoyo de la gente que les ha tendido la mano en este momento de necesidad.


“Hasta ahorita me he sentido por momentos bien, otros momentos mal y así me la voy llevando, pero gracias a Dios ahí vamos poco a poco”, nos cuenta Quique.


En estos meses, ha estado internado e intubado varias veces por recaídas, por quimios, por dolores, transfusiones; ha sido difícil para el, pero sigue en pie de lucha.


Antes de ser diagnosticado, cursaba primero de secundaria, ahora por su enfermedad no ha cursado las clases, pero sus profesores y compañeros lo han apoyado bastante.

-¿Qué es lo que esperas, qué es lo que quieres?


-“La verdad... mejorarme... seguir estudiando, seguir mi rutina que seguía, ir a la secundaria, estar con mis amigos, salir, venir a mi casa, ayudarle a mi mamá un poquito, ir a jugar fútbol”, nos cuenta.


Su mamá dice que lo que más necesitan, es la gracia de Dios. Eso, más quimioterapias y un trasplante de médula, ahora lo está viendo un médico particular gracias al apoyo de la gente, pero requiere apoyo económico para solventar el tratamiento de Quique.


“Que no solo me apoyen a mi, que apoyen a los demás niños que están en mi misma situación en la que yo estoy, porque no soy el único que ha pasado por este momento difícil, son varios niños que están sufriendo”, pide.


Las donaciones o apoyos de cualquier tipo se pueden hacer llegar a la cuenta Bbva 4152 3135 7064 5353 a nombre de Karla Michell Hernández Pérez, su número de teléfono es 9612448198, y viven en la colonia San José Terán.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page