• ALEJANDRA OROZCO

Feminicidio de Karla Gómez, a dos años de agonía

Tuxtla.- El 4 de julio de 2018, se reportó el feminicidio de Karla Yesenia Gómez Velasco, joven de 20 años quien colaboraba en la campaña electoral de Carlos Penagos en ese entonces para presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, hoy,a dos años de su muerte, aún no se esclarece el caso.



Es por eso que su familia pide justicia, ya que tampoco se tiene la certeza de que todos los culpables respondan a lo que hicieron, denunció Maricruz Velasco Nájera, madre de la víctima.


“Un amigo policía fue el que encontró el cuerpo de mi hija y nos mandó la foto, porque nos vio desesperados, solo así… han sido dos años de agonía para la familia”, señaló.

De acuerdo a Maricruz Velasco, en la investigación se identificó que fueron los compañeros de trabajo de Karla Yesenia quienes le arrebataron la vida, sin embargo, el avance para el castigo de los culpables es mínimo.


“Habíamos quedado en abril para el desahogo de pruebas, pero se detuvo por la pandemia y estamos en espera de que vuelvan a la normalidad para proseguir en lo que habíamos quedado”, señaló.


El presunto feminicidio se perpetuó a pocos metros de su casa, y por las personas con las que fue, se dio con los presuntos responsables, entre ellos el chofer de Carlos Penagos, Marvin “N”, el único vinculado a proceso en El Amate.

A pesar de que el gobierno en turno es otro, la madre de la víctima exige se esclarezca la muerte de Karla, su lucha es aún mayor, pues como ella hay muchas familias que permanecen lastimadas por las pérdidas, pero también por la impunidad con la que actúa la justicia en el estado.


“No nos hemos olvidado de la muerte de mi hija, seguimos de pie exigiendo justicia, si hay más gente involucrada, no me importa que sean políticos, que paguen, que se aplique justicia, eso es lo único que queremos, que se pague y haya un castigo ejemplar, que dejen de cometer tantos feminicidios que no se quieren reconocer”.

La familia alega que Carlos Penagos, con quien trabajaba su hija al igual que sus presuntos feminicidas, nunca los apoyó, no se ha sensibilizado con el caso, ni para exigir justicia por el crimen ni para dar apoyo a los familiares, por lo que confían en que la vida se lo cobrará, pues él también es padre de familia.


“Sabemos que con esto no vamos a revivir a nuestra hija… pero al menos queremos que se haga justicia, nadie me regresará mi vida feliz, ahora todo es dolor, pero soy una mamá fuerte que va a seguir luchando hasta las últimas consecuencias”, señaló.


Recuento

Karla Yesenia Gómez Velasco tenía 21 años de edad, estudiaba la licenciatura en Derecho y estaba a punto de titularse. La joven quería disfrutar de su carrera, conseguir un buen empleo para comprarle un automóvil a sus padres y desarrollarse como profesionista, sin embargo, fue hallada muerta.


La joven era la mayor de dos hijos que tuvieron Maricruz y su esposo, el señor Manuel Gómez Girón, era una estudiante muy aplicada que recién había terminado su servicio social para titularse en el Congreso del Estado, durante las vacaciones.

Ahí colaboró con el entonces Diputado local Carlos Penagos Vargas, terminó sus prácticas profesionales al tiempo en que las campañas electorales iniciaron, y Penagos, quien se lanzó como candidato a la Presidencia Municipal de Tuxtla Gutiérrez, le pidió a Karla que colaborara en la campaña.


La jornada electoral llegó y el candidato que apoyaba la joven perdió, por lo que la mañana del martes 4 de julio de 2018, Karla recibió una llamada de su jefa inmediata para que acudiera a entregar todos los documentos y aspectos que tenía pendiente, y salió de casa pasadas las 9 de la mañana.

Los padres de Karla le enviaron mensajes durante la mañana y ella respondía que en cuanto terminara de hacer las entregas de muebles, de lo último que haría sobre la campaña, acudiría a la casa a comer con la familia, y de ahí acompañaría a su hermano a realizar unas compras.

Karla sabía que tenía el compromiso con su hermano menor, así que le llamó al mediodía para cancelar, le dijo que no iba a poder acompañarlo porque aún no terminaba los pendientes y desconocía cuánto tardaría, a las 7 de la noche la llamada no entraba, enviaba a buzón.


Un compañero de ella los llamó como las 8 o 9 de la noche y les dijo que no se preocuparan, que Karlita estaba bien, que estaban conviviendo para despedirse del equipo de campaña, pero que había ido al baño y que en una hora la llevarían a casa. La hora pasó y la chica no llegó, su mamá le llamó al amigo y a su hija, pero no obtuvo respuesta, llamó a otra amiga de Karla, y la joven le reiteró que seguían en el restaurante, pero que ya iban a irla a dejar.

Transcurrieron las horas sin que Karla regresara a casa, a la mañana siguiente, su mamá vio que no estaba en su cuarto y su otro hijo le informó que la joven no había llegado en toda la noche.


El amigo les dijo que su superior junto su hermana y el cuñado iban a llevar a la joven a su casa, que él se fue en taxi porque ya no cupo en el carro, pero que ellos, quedaron muy formalmente de llevar a Karla a casa.

Maricruz llamó a la jefa de la chica, pero las primeras llamadas no las contestaba, insistió hasta finalmente le respondió y le dijo que sí la llevaron, incluso la encaminaron media cuadra a su casa, pero notó una actitud rara, minutos después volvió a hablar con la misma mujer y ésta le cambió la versión, le dijo que su hermana y Marvin fueron quienes llevaron a Karla a su casa, pero que ella no lo vio.


Entre dimes y diretes, le dijo que Karla había dormido en casa de Marvin, con su hermana, pero que cuando ellos se levantaron, Karla ya no estaba.

Uno de sus vecinos, que era policías, vio intranquila a Maricruz y le preguntó qué le sucedía, la mujer les explicó que su hija no aparecía desde el día anterior, el policía le cuestionó cómo iba vestida y Maricruz respondió. Luego los agentes se retiraron, y después de un rato, los policías le enseñaron al señor Manuel una fotografía de una joven que había sido hallada sin vida en la colonia Francisco I Madero… el hombre no la quiso reconocer, pero luego Maricruz vio la imagen.


“Efectivamente era mi hija. Nos dijeron que estaba en el SEMEFO. En ese momento me desplomé, se me fue la voz, me quedé sin aliento, ahí estaba mi hija, sin vida. Fue un momento muy duro. Era una niña que solo pensaba vivir, no le dieron tiempo por lo menos que formara una familia, no le dieron tiempo que desarrollara sus sueños. Un día salió contenta y me la regresaron en un cajón”, detalló.

El cuerpo de Karla fue localizado la madrugada del 5 de julio, cerca de la 1:30 de la mañana. La necropsia de ley estableció que ya tenía horas de haber fallecido. La joven había sido arrollada.


“Mi hija sufrió, ella murió por estallamiento de vaso, hígado, se le perforó su pulmoncito. Dicen que esa noche hubo una llamada de emergencia porque escuchaban que le pegaban a una mujer, pero nunca llegó la patrulla, o no dieron con el domicilio, no sé, y al poco tiempo encontraron a mi hija muerta”, indicó la madre de Karla.

Desde que encontraron a Karla, ya no volvió a saber de la jefa de la joven, ni de su hermana; como por arte de magia desaparecieron de las redes sociales, de los números telefónicos; a los diez días del hecho, las dos mujeres aparecieron para rendir su declaración voluntaria.


La familia de la joven aseguró que la chica fue asesinada, pues su cuerpo tenía huellas de violencia, el proceso –que además es por homicidio simple y no feminicidio– ha sido suspendido por malas prácticas y burocracia que ha arrastrado el Poder Judicial de Chiapas.

Al continuar con la audiencia inicial, el Juez de Control valoró los datos de prueba y los argumentos expuestos por los fiscales del Ministerio Público, considerándolos idóneos y pertinentes, por lo que dictó auto de vinculación a proceso en contra de Marvin Eduardo “N” y decretó prisión preventiva, por lo que éste seguirá su proceso recluido en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados (CERSS) número 14 El Amate, ubicado en el municipio de Cintalapa.


Al continuar con la audiencia inicial, el Juez de Control valoró los datos de prueba y los argumentos expuestos por los fiscales del Ministerio Público, considerándolos idóneos y pertinentes, por lo que dictó auto de vinculación a proceso en contra de Marvin Eduardo “N” y decretó prisión preventiva, por lo queéste seguirá su proceso recluido en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados (CERSS) número 14 El Amate, ubicado en el municipio de Cintalapa.

 

#Femenicidio