• EFE

FGR investiga a dirigente a Alejandro Moreno por cinco delitos

Ciudad de México.- La Fiscalía General de México (FGR) lleva a cabo una investigación contra el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno Cárdenas, por cinco delitos, entre ellos enriquecimiento ilícito y desvío de recursos, informó este viernes el Gobierno de México.


“Por los posibles delitos de tráfico de influencias, desvío de fondos federales, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito y fraude fiscal, la FGR de México inició una carpeta de investigación en contra de Alejandro Moreno, exgobernador de Campeche y actual líder nacional del PRI”, expuso la Presidencia de México en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Apenas el pasado miércoles, el Instituto Nacional Electoral (INE) de México informó que investiga al político por una serie de audios que le involucran en presuntas conductas ilícitas.

En las últimas semanas, la actual gobernadora del estado de Campeche, sureste de México, Layda Sansores, del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ha divulgado audios en los que presuntamente Moreno Cárdenas habla de sobornos a empresarios y políticos, lo que motivó el pasado martes un cateo de sus propiedades en ese estado.

En uno de los audios se escucha al dirigente hablar sobre cómo justificar 12 millones de pesos (unos 585.355 dólares).

El anuncio del inicio de esta investigación se da mientras el dirigente del PRI realiza una gira internacional para denunciar lo que él ha llamado la "persecución" del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ante las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).


El jueves, Moreno Cárdenas presentó una denuncia contra el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ante la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por la presunta persecución política contra los partidos políticos de oposición en el país.

El dirigente ha estado en la mira desde finales del 2019, pues la FGR le indaga por supuesto enriquecimiento ilícito por el crecimiento de su patrimonio. Sin embargo, el político ha negado todo y afirma ser un perseguido político.