• AGENCIAS

Hamilton como en casa

Turquía nos enseñó dos cosas, al menos. Primero, que Mercedes tiene el auto con mayor potencia en el final de la temporada y que eso lo hace peligrosísimo, y segundo, que aún con el poderío del equipo alemán, Red Bull y Max Verstappen son capaces de liderar el campeonato de pilotos, luego de 16 Grandes Premios.



En Estambul, el dominio de Valtteri Bottas y Lewis Hamilton en los tiempos de cada sesión fue casi incontestable. Y casi, porque el campeón asumió la penalización de la parte de combustión de su motor y se fue 10 lugares atrás, y aunque fabricó una buena remontada, se topó con Yuki Tsunoda y (sobre todo) Sergio Pérez, que no lo dejaron llegar al podio.


Además, la lluvia que ha sido una actriz protagónica en el calendario de la F1, volvió a decir presente con el único fin de sembrar dudas y alterar estrategias.


En Austin, hay opiniones divididas en cuanto a pronosticar el auto más veloz, pero la lógica indica que Mercedes, que con la actualización de su motor tiene una velocidad punta superior a Red Bull, será el que monopolice las sesiones. Pinta para ser un GP Hamilton, pero hay quien confía que el sector 1 y 3, de curvas de todos colores y sabores sea benéfico para la buena distribución de carga aerodinámica del Red Bull.


En COTA hay una largada hermosa con la recta de subida y la curva a la izquierda que recuerda a Spa, luego curvas que son casi un homenaje a Silverstone con su versión de Maggots-Becketts-Chapel. Pero no son las únicas inspiraciones que tiene este circuito que hace recordar a Hockenhiem, Estambul y Sao Paulo en algunos tramos.

Entradas Recientes

Ver todo