top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Hermanas de sangre y fuego

Tuxtla.-El 22 de agosto de 1873, se creó el primer cuerpo de bomberos en el país, en Veracruz, es por eso que se les conmemora en este día, para reconocer su esfuerzo y valentía a favor de los demás, y es que aunque no tienen las mejores condiciones laborales, dan hasta su vida por los demás.


Alondra Morales Gómez tiene 24 años, entró como voluntaria hace cinco años y ya trabaja formalmente en el Instituto de Bomberos desde hace tres, a la par estudia enfermería, es decir que su vocación es totalmente de servicio… decidió ingresar a esta institución porque varios amigos cercanos empezaron a llegar como voluntarios, y le contaron sus anécdotas.

"Lo más difícil realmente es la presión, los servicios, es muy difícil, tenemos que aprender a mantener la calma porque nosotros somos los que damos el servicio, entonces hay servicios que son muy complicados", señaló, añadiendo que prestan servicios de 48 horas por 48 horas de descanso.

Su ejemplo inspira a otros, entre ellos a su hermana… Nayeli Morales tiene 18 años, y desde hace año y medio está como voluntaria, ella estudia técnico en urgencias médicas, es decir que la vocación de servicio les corre por la sangre.

"Me llamó la atención por mi hermana, porque como ella está en el mismo ámbito, llegaba a mi casa a contar todo lo que realizaba, los servicios, poco a poco a uno le va llamando la atención y como toda persona decidí probarlo, hasta que

definitivamente me gustó", y añadió que aunque sus papás viven con el Jesús en la boca, ya se acostumbraron y las apoyan totalmente.


A ella le costó más lo físico, primero no estaba acostumbrada al esfuerzo y fue lo más complicado al principio, pero reconoce que sus compañeros las apoyan y se van acoplando,

lo más impactante para ella ha sido el rescate de cadáveres, pues a veces ve cosas que nunca le pasaron por la mente, aún así le gustaría seguir como voluntaria y seguir aprendiendo.

"Hacemos de todo, desde rescate animal hasta personas prensadas en los automóviles o a veces

también vamos a lugares de difícil acceso y rescatamos cadáveres, pero servir es lo que más me gusta, es muy satisfactorio ayudar a la ciudadanía”, mencionó Alondra.


Ella también reconoció que en este ámbito ha recibido apoyo, ayuda por parte de sus compañeros, quienes se encargan de enseñarles, todos hacen lo mismo, y ellos las apoyan… de igual forma, si es posible y hay oportunidad le gustaría seguir, pues es un trabajo muy bonito, complicado, porque requiere de mucha fuerza física y mental, así como estudiar mucho.

"Las mujeres que hay damos todo el esfuerzo que hay adentro de nosotras para seguir creciendo más y seguir integrando más mujeres, porque muchos piensan que solo es un trabajo para hombres pero realmente vimos que no, que todos

podemos hacer lo mismo", invitó Nayeli, invitando a las mujeres a que intenten probar las cosas que creen que no pueden hacer, ya que se pueden llevar una sorpresa.

“Hay una comandante y más mujeres voluntarias cada vez, sin embargo sigue siendo poca la presencia femenina, en un trabajo que no es solo para hombres, nosotras podemos y no hay discriminación en este ámbito”, finalizó Alondra.

bottom of page