• EFE

Inundaciones y derrumbes en Europa deja decenas de muertes

Berlín.- Un devastador temporal, el más grave en Alemania en lo que va de siglo, azotó el oeste del país y dejó al menos 50 muertos en apenas 24 horas, mientras los equipos de salvamento buscan a decenas de desaparecidos.



Las imágenes de ciudadanos subidos al tejado de sus casas, a la espera del rescate, o el hallazgo de más y más fallecidos atrapados en sótanos o al tratar de ponerse a salvo sacudieron este jueves al país.


Las regiones más afectadas están entre las más densamente pobladas del país -el "Land" de Renania del Norte-Westfalia, con 18 millones de habitantes, y el vecino de Renania Palatinado-. Parte de su territorio fue en el pasado zona minera, por lo que su subsuelo sigue cruzado por pozos abandonados y propensos a inundarse.


En ambos estados federados están acostumbrados a hacer frente a esas situaciones. Pero la rapidez con que ahora quedaron anegadas carreteras, extrarradios y cascos urbanos, así como el caudal adquirido por sus ríos ha desbordado las previsiones. El tráfico rodado quedó cortado, lo mismo que las conexiones ferroviarias, tanto en esas región como desde éstas hacia Berlín y el sur del país.


La canciller alemana, Angela Merkel, garantizó "todo el apoyo" a los afectados. En una declaración desde Washington, donde llegó en el que previsiblemente será su último viaje como canciller a su aliado transatlántico, Merkel afirmó que había abordado la cuestión tanto con el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, como con el de Interior, Horst Seehofer.


Son las inundaciones más devastadoras de lo que va de siglo, peores que las que sufrió el este del país en 2002. Entonces la ciudad de Dresde quedó sitiada durante días por la crecida del Elba, mientras voluntarios, protección civil y bomberos luchaban por rescatar a los afectados y evacuaban tesoros artísticos de la llamada "Florencia del Este".


Merkel afirmó estar en contacto también con los líderes regionales. Es decir, el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, candidato conservador para sucederla en las elecciones generales del próximo septiembre, así como la de Renania Palatinado, la socialdemócrata Malu Dreyer.


Laschet visitó Altena, donde murió un bombero, y Hagen, una ciudad cuyas calles se han visto inundadas. La situación es asimismo dramática en Colonia, donde se han confirmado ya veinte muertos.


"Vivimos unas inundaciones de dimensiones catastróficas. Somos una región acostumbrada a las inundaciones pero lo que vivimos es una catástrofe", afirmó Dreyer.

El monto de las ayudas necesarias todavía no ha sido calculado porque no hay una estimación total de los daños ocasiones por el temporal. Los servicios meteorológicos que las intensas lluvias remitan en las próximas horas.


ONCE MUERTOS EN BÉLGICA Y DESTROZOS EN LUXEMBURGO Y P.BAJOS


Al menos once personas han muerto en las inundaciones registradas en Bélgica, en especial en las provincias del sur y el este del país, y que también causaron importantes destrozos en Luxemburgo y Países Bajos.



La provincia belga de Lieja sigue muy afectada por las inundaciones y las lluvias torrenciales que han azotado especialmente esa zona del país, donde se han contabilizado la mayor parte de las víctimas mortales.


En la ciudad de Chaudfontaine se encontraron dos cuerpos sin vida esta noche, según informó la prensa local y el alcalde, Daniel Bacquelaine.


En el municipio de Aywaille, donde se encontró anteriormente el cuerpo de un hombre de unos cincuenta años, el alcalde Thierry Carpentier informó de que se habían evacuado varios campings.


En Pepinster, también en la provincia de Lieja, se encontró un fallecido debajo de un puente parcialmente derrumbado, según fuentes municipales, que informaron ademas del vuelco de una embarcación de salvamento con cinco bomberos y tres vecinos que acaban de ser rescatados de sus casas. Los primeros lograron ponerse a salvo, pero los segundos están desaparecidos.


También permanece desaparecida una adolescente de 15 años que fue arrastrada por la corriente del río Ourthe en la provincia belga de Luxemburgo.


En la localidad de Verviers, otra de las más afectadas por la lluvia y las crecidas de los ríos, se encontraron cuatro cadáveres, que se sumaron a otros dos confirmados anteriormente en las localidades de Eupen y Aywaille, todas ellas en las proximidades de Lieja.


La alcaldesa en funciones de esa ciudad, Christine Defraigne, pidió este jueves a sus habitantes de desalojen el municipio, el quinto de Bélgica, con una población de casi 200.000 personas, especialmente "a los que viven a orillas del Mosa".


Debido a las fuertes lluvias de los últimos días, la crecida del Mosa alcanzó niveles inusualmente altos y las previsiones indican que la situación no hará más que empeorar, ya que se prevé un caudal de hasta 3.750 metros cúbicos por segundo, algo que no ocurría desde hace 100 años.