• AGENCIAS

Italia avanza en penales

Italia jugará el domingo la final de la Eurocopa después de eliminar a España en una trágica tanda de penalties que decidió un brasileño, Jorginho, después de que Donnarumma atajase el cuarto lanzamiento de Morata. Cruel fue la caída del equipo español, más vivo, ambicioso, jugón y decidido en un partido que dominó con solvencia y que no pudo sentenciar por su falta de acierto en el remate final.



Por 4-2 ganó en la tanda el equipo de Mancini después del 1-1 con que terminaron 120 minutos apasionantes de fútbol y que dieron paso a esa suerte definitiva en la que Italia vengó su eliminación de la Eurocopa, también en los penalties, de la edición de 2008. El fútbol no fue justo con España y sonrió a la siempre fiable, con mejor o peor juego, de Italia.


Lo puesto en escena por unos y otros regaló un juego ágil e intenso, de idas y venidas, con mayor control español pero avisos claros de una Italia que sabía qué hacer en cada momento y evitaba en la medida de lo posible caer en la trampa de perder la posición en defensa, consciente de que cualquier error le podría costar caro.


Ocurrió a los doce minutos, en una asistencia mágica de Pedri que no supo aprovechar Oyarzabal y a los 25, cuando Donnarumma rechazó magníficamente un disparo raso de Dani Olmo, probablemente el delantero con más idea de una España que fue comprendiendo a medida que pasaba el tiempo que tan atenta debía estar en su fútbol como en evitar la rapidez de los italianos, crecidos en el campo cuando se acercaba el descanso.


Jugando contra los nervios comenzaron a entender todos que la semifinal se decidiría en los penalties de no ocurrir un milagro... Y no ocurrió hasta el momento determinante. Donde la suerte se vistió de azul. Unai atajó a Locatelli, Dani Olmo disparó a las nubes y después de dos lanzamientos por bando sin fallo, Donnarumma rechazó a Morata antes de que Jorginho, un brasileño, sentenciara.


Italia será finalista. Pero España cayó con la cabeza muy alta... Y demostrando el futuro esplendoroso que tiene por delante.

Entradas Recientes

Ver todo