top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

La Aventura de Ser Mamá; vacaciones, con niños, no son vacaciones

¡Feliz regreso a labores a todos! No lo digo con sarcasmo, pues para muchos papás -como Rodrigo-, en verdad es un alivio regresar a la rutina laboral, luego de convivir una semana completa en casa con los peques, sobre todo con los más peques… yo no tuve la oportunidad de tan dichosa convivencia, más que un par de días para estar con ellas a medias, porque ya saben, la noticia no descansa.


Poco a poco, en mi caso, me he ido acostumbrando a que estas fechas, donde todos descansan, yo no, ya me resigné por así decirlo, a Rodrigo todavía le cuesta un poco pero le ha echado ganas para no estar tan de malas, y lo entiendo, porque si yo no tengo descanso, significa que él tampoco, porque cuidar a las niñas es una labor bastante pesada.

Elisa tiene dos semanas de vacaciones, aún le resta una, y durante estos días Reno solo faltó a la guardería dos veces, así que Rodrigo se las estuvo ingeniando entre llenarles su alberquita, o la tina del baño cuando había mucho sol, pintar, jugar, estarles dando sus snacks favoritos, ponerlas a hacer retos en el patio, y también videos, muchos videos para mantenerlas entretenidas, porque 8 de cada 10 veces están peleando y ya les entró la papitis aguda a las dos, no lo dejan ni ir al baño.

Salimos muy poco, una que otra vez a casa de la abuelita, al súper o a la plaza, tuvimos la oportunidad de ir a San Cristóbal y también ahí Rodrigo las tuvo que estar cuidando mientras yo iba a hacer unas notas, y nos dimos cuenta que aún es complicado salir de la ciudad con dos niñas pequeñas que no se adaptan al plan de los adultos.


Así que pusimos en práctica lo que nos funcionó la última vez que salimos a carretera: el iPad con videos descargados y snacks que no manchen el carro para la carretera (como papas con sal, bebidas de popote o chupete), y como fue un viaje corto llegaron bien y no hubo paradas para ir al baño, llegamos directo al hotel Villa Murano y nos instalamos, nos tocó una recámara con cama king size donde entramos perfecto los cuatro, además hay un área de juegos cerrada que nos funcionó perfecto para que las niñas jugaran mientras yo trabajaba, y como no había más niños la tuvieron para ellas solitas.


Si bien es un área pequeña tiene de todo: alberca de pelotas, resbaladilla, mini súper, boques, y se puede cerrar la puerta que es transparente mientras comes, desayunas o cenas, que de nueva cuenta nos sorprendió lo rico que está todo, y a un precio muy accesible, desayunamos delicioso y las niñas estuvieron jugando mientras al menos nos dejaban comer tranquilos… eso sí, se la pasan gritando y corriendo, pero nada que un bañito caliente y taparlas con la cobija no pudiera solucionar.


Lástima que no pudimos quedarnos más tiempo, pero nos sirvió muchísimo para descansar, despejarnos y cambiar de aires, porque fue justo en los días que no se aguantaba el aire en Tuxtla por los incendios y el calor… no hacía mucho frío, estaba fresco, súper rico, pero tuvimos que volver a la realidad porque yo tenía que trabajar todavía.


Es cierto eso que dicen, de que cuando tienes hijos no tienes vacaciones, solo vas a cuidarlos a otro lugar, pero ya con la edad que tienen, va siendo un poquito menos difícil cada vez, ahora al menos ya no tenemos que cargar con la carriola ni la pañalera, ya solo es no perderles la vista de encima y ver que no se cuelguen o escalen cualquier cosa… solo eso.

Y bueno, en resumen esas fueron las “vacaciones” de semana santa, si bien no hemos hecho un viaje muy largo aún, estoy aprendiendo que salir con niñas, ya sea de casa o de la ciudad, implica soltar las expectativas y aceptar que no todo va a salir como lo planeamos en nuestro itinerario, que hay que negociar, dejarse fluir y también entender que los niños pueden verse sobre estimulados por estar en un lugar distinto, ya sea por el clima, el horario, el cambio de rutina, que tienen hambre, que se sienten en un lugar extraño o todas las anteriores, lo mejor es abrir la mente, tratar de ponerse en su lugar y hacer la experiencia lo más amena para toda la familia; quizá no puedas ir a ese museo o cenar en ese restaurante que no tiene periqueras, pero lo que estamos construyendo son memorias, para ellos y para nosotros.


41 visualizaciones

Comments


Banner GOB.jpg
Banner 950x125.jpg
bottom of page