• ALEJANDRA OROZCO

La Chicatana, de Chiapa de Corzo para el mundo

Tuxtla.- Teresa es originaria de Chiapa de Corzo, es psicóloga y maestra de preescolar, pero en enero acaba de abrir su propio emprendimiento: La Chicatana, mismo que querían abrir desde diciembre, pero como todo emprendimiento siempre hay obstáculos, en su caso fueron las modificaciones de la casa donde se ubican.


“Es una casa de las antiguas, de teja, de adobe, con patio, tuvimos que hacer varias modificaciones pero aquí estamos… Mi papá siempre quiso poner un negocio que se llamara La Chicatana, con chicas y botanas, pero la única chica soy yo y botanas no vendemos, sin embargo nos pareció un nombre llamativo y fácil de reconocer, por lo que empezamos a trabajar bajo ese nombre”, nos cuenta.


Antes de ser maestra, a Tere siempre le gustó trabajar, con sus tíos que tenían establecimientos de hamburguesas, de mariscos, siempre se entregaba y le ponía la chispa como si fuera propio, entonces vio una imagen que decía: “a veces pasas 10 años trabajando y haciendo crecer un negocio ajeno, cuando los puedes dedicar a hacer crecer el tuyo”.


“Eso me marcó, porque si tienes la visión y el equipo puedes hacerlo, no solo puedes tener una pasión, yo amo mi carrera y lo que estoy ejerciendo, el chiste es siempre ofrecer algo que los demás no ofrezcan, es muy importante, muchas personas abren un negocio por necesidad, sí nos sirve muchísimo pero no es hacerlo por hacerlo sino que les guste, mi novio es mi socio y nos encanta la buena comida, la buena atención, lo hacemos con el gusto y la pasión con que nos gustaría ser atendidos, lo manejamos los dos y no rebasamos los veintitantos años, la gente espera ver a alguien mayor pero cuando nos conocen saben que estamos de arriba para abajo”, explicó.

La emprendedora invita a que no tengan miedo, tener valor “de iguana”, porque estos animales se avientan sin saber dónde van a caer, si las cosas no salen como pensabas volverte a organizar, hay mujeres que emprenden solas y otras que se apoyan con otras personas, el estar en sociedad no les quita el mérito, también considera necesario quitar estigmas, como que solo los hombres hacen buenos tacos, o solo las mujeres son buenas panaderas.

“Como chiapacorceña me gusta la calidez de la gente, a nuestro municipio llegan empresas, turistas, mucha gente de otros países pero somos muy arraigados a nuestras tradiciones y exigimos respeto a los visitantes, todo es grande, tenemos artesanías, una zona arqueológica, el Cañón del Sumidero, el turismo siempre llega pero debe permanecer, hay que conocer el municipio para darlo a conocer, es responsabilidad de todos”, señaló.


La Chicatana cuenta con envíos a domicilio, así como se puede comer en el local, están a tres cuadras del Parque Central, sobre la calle Cenobio Aguilar entre avenida Hidalgo y Ángel Albino Corzo 378, los encuentras en sus redes sociales como La Chicatana Chiapa de Corzo, o al 9612050610.

“Nunca hemos dicho hasta aquí, antes de comenzar siempre hubo alguien que nos dijo no se desesperen, hay días buenos y malos, no sabes cuándo se va a vender, se nos puede llenar un fin de semana o un lunes, va cambiando, todos pueden abrir un negocio pero mantenerse es difícil, porque te conoce un rango de gente que ya llegó y para volver a llegar les debe gustar desde la primera vez, sabemos que vienen cosas difíciles pero trataremos de innovar, queremos meter más bebidas frías, vendemos tacos de tortilla amarilla y volovanes”, detalló.


Todo esto es parte del emprendimiento, buscar no estancarse y permanecer en el gusto de los clientes que te guían y te dicen qué les gustaría que vendieras, parte fundamental de este proyecto es el apoyo de sus padres, quienes siempre han aportado un granito de arena, ellos tenían los materiales y Tere la inversión, a veces tenemos las herramientas enfrente pero no lo queremos hacer, por lo que invita a utilizar lo que tenemos.