top of page
  • Annete Lewis

La Columna: La misma vieja tendencia


¿Ha notado que la mayoría de los políticos han tomado por costumbre, juntar a chavos en edad de preparatoria (menores), para ser quienes estén en algunos cruceros transitados para hacer propaganda política?, pues sí, no se sabe si eso lo aprendieron en aquel congreso de comunicación política en Cancún, o como siempre, no es más que esos actos ficticios con los que se pretende engatusar a los votantes, sin despegarse de las viejas prácticas.

Muchas veces, el muchacho que ondea con una gran sonrisa una bandera, no sabe ni lo que significan las siglas del partido con el que se están relacionando; de por medio, seguramente en su mente pasa la opción de que, si el voto beneficia al candidato, cabe la posibilidad de que pueda ser considerado para entrar al equipo de trabajo, una vez en el cargo, pero la realidad es que no existe la forma de darle lugar a todos, mucho menos si no son del primer círculo.

Pero también, es seguro que muchos jóvenes no están inmiscuidos en temas políticos, es decir, el objetivo de su presencia en ese grupo de apoyo, es porque le pagarán unos 200 pesos por esa actividad, sin conocer la ideología partidista con la que van a relacionarlo por un tiempo, pero es una tarde aprovechada, que habrá producido un beneficio económico. Políticamente el resultado no interesa.

¿Cuál es el beneficio de esa estrategia?, nadie lo sabe, al contrario, es un riesgo para su integridad, en un crucero puede pasar cualquier cosa y ya se vio como en un “gallo motorizado”, el otro día un ciudadano en estado de ebriedad estuvo cerca de provocar una desgracia. La vieja escuela de la actividad política no siempre es tan positiva, pero son parte de la vieja costumbre.

Es el momento para que el amigo que tiene la imprenta, pueda acceder a ese beneficio que no tendrá en los próximos tres años, hasta que haya necesidad de otra campaña; el beneficio es el “ahorro” que se puede hacer con el impresor más “barato”, para que se pueda tener a más jóvenes ondeando banderas en un crucero, sin entender todavía, cuál es el beneficio político de estas actividades.

Si lo trasladamos al deporte, cada candidato ha buscado acercar a deportistas destacados a su equipo, pensando en que esa popularidad que trae en su trayectoria, se pueda trasladar en votos; sin embargo, en caso de ser beneficiado con el voto los deportistas podrán tener un espacio en el equipo de trabajo, o son adornos que buscan popularidad.

En fin, los proyectos deportivos son fundamentales para que los votantes puedan decidir su voto si reconocen en alguien capaz para poder trabajar en pro de esa actividad, pero hasta el momento muy pocos han esbozado algo apegado a la realidad.

2 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


Banner GOB.jpg
Cambio climático 950x125 copy.png
Copa América 2024.jpg
Estar Consiente.jpg
bottom of page