top of page
  • Annete Lewis

La Columna: No hay que hacer mucho


Para volver a los que piensan que el basquetbol vive tiempos de bonanza, un poco radicales y que saquen conclusiones que están muy alejadas de la realidad.

No se trata de repartir méritos de lo que ha pasado desde 2006, porque la realidad es que en 17 años no ha pasado nada relevante más que un divisionismo y una especie de creación de estructura en la que solamente se crearon intereses que se antepusieron a lo que realmente importa.

Nadie está en contra de un modelo de negocio, que los clubes no son más que eso: yo te enseño como puedo a jugar basquetbol y tú me pagas; en el proceso, de alguna manera buscaré la forma de beneficiarte en un sistema que ya no tiene bases.

Pero ¿son los clubes los responsables del nivel de basquetbol en Chiapas?, evidentemente que sí, porque estas organizaciones no alcanzan a conocer que, hace un par de décadas, no importaba si estabas conformado en una institución formativa, al final, tus equipos de cada categoría deben participar como institución en una Liga Municipal. No faltará quien hable de un formato obsoleto, que no han notado, en la adaptación de estructuras deportivas no hay otra forma de crear un proceso que ponga a los mejores en un selectivo.

Hay quien afirma de manera bastante crítica, que debemos copiar esquemas de otros estados, principalmente los del norte; sin embargo, no concibo la idea de equipararnos con quien tiene cercanía con un nivel superior, que puede palparlo y que, en la mayoría de los casos, tiene a sus seleccionados jugando en equipos de otro país vecino, los trae para los selectivos y conforma una selección demasiado competitiva; sin embargo, aunque haya una estructura distinta o por lo menos aquí en Chiapas un intento de estructura, termina “tropicalizando” todo.

¿Cómo puede haber más competitividad en un torneo de aniversario que en un selectivo estatal?, pasa y eso no hace más que facilitarle la chamba al dirigente, que ya no se preocupa por procesos selectivos, le entrega la responsabilidad a los clubes y estos, como cada año, en cada competencia, prioriza a los jugadores que pagan cada mes. Lo hemos explicado hasta el cansancio.

La autoridad estatal en el basquetbol se ha desatendido de contar con Ligas afiliadas, porque ya no necesita el control y orden en los torneos, cada uno juega donde quiere y eso desestima a que, un chico de algún municipio que apenas comienza a figurar en este deporte, sepa que con tal de ganar en su municipio van a pagarle a un grupo de jugadores que se vista con el uniforme y que gane un torneo, mientras espera una oportunidad para poder jugar.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page