top of page
  • Annete Lewis

La Columna: Siempre en el escaparate


Caña Hueca es un pequeño gran espacio en Tuxtla Gutiérrez, que puede presumir de ser una célula que bien se puede considerar un sitio neurálgico de la sociedad tuxtleca. Ahí convergen disciplinas deportivas varias, un sinfín de ciudadanos que todos los días asisten a ese espacio para hacer uso, de lo que todavía se puede, sin complicaciones y a raíz de ese tema, es evidente y necesario que siempre esté necesitando mejoras, mantenimiento o conservación de sus espacios. Todos pueden hablar de Caña Hueca, por cómo quieren verlo o por cómo les cuentan que está, pero pocos que no sean usuarios, pueden tener la foto completa de este tema.

El evidente que el uso del espacio genera desgaste, las instalaciones primero deben ser usadas de manera correcta y ahí es donde se va uno dando cuenta que, sí, las autoridades del parque muchas veces no saben cómo entrarle, porque los recursos que recauda el espacio, se concentran en municipio y no vuelve hasta que sí, hay una necesidad grande.

En la actualidad, y ante la falta de proyectos desde el municipio, que puedan ir estructurando algo que permita al ciudadano de pie, saber que con pagar su transporte colectivo, puede asistir al parque a aprender a jugar algún deporte, aparecieron los que venden su tiempo, se han profesionalizado y como el tiempo no es un regalo, cobran, aunque en el proceso, la autoridad deportiva en Tuxtla haya encontrado una fórmula en la que, si analizan a detalle, ellos cobran renta, el entrenador del deporte que usted quiera, cobra una mensualidad y el ciudadano es el que gasta, el dinero ingresa a municipio (el de la renta) y el de la mensualidad del ciudadano se reparte, entre la renta y los honorarios del entrenador y no hay manera de que la instalación que se usa para tal objetivo, tenga una retroalimentación para que se conserven en buen estado. Todos ganan, menos Caña Hueca.

Es tiempo que la autoridad municipal revise a conciencia su papel en el uso de sus instalaciones, públicas y bajo su responsabilidad, que últimamente ha delegado a particulares para lucrar, que terminan aumentando la carga de Caña Hueca y que, después cuando se necesita alguna remodelación o reparación, hay que esperar tiempos políticos para que algún candidato vaya a “quedar bien” con los usuarios.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page