• ALEJANDRA OROZCO

Leche materna trae beneficios a la sociedad

Tuxtla.- De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012, la tasa de mujeres que brindan lactancia materna exclusiva a niños menores de seis meses creció del 14.4 al 28.6 por cierto, debido a que cada vez se conocen más sus beneficios, por lo que la primera semana de agosto se destina a su promoción.



La doctora Fabi Huerta, consultora internacional de lactancia materna, señaló que esto no solo beneficia a mamá y bebé, sino a toda la sociedad, debido a todas las ventajas que representa a corto, mediano y largo plazo.


“Para mamá, disminuye la tasa de cáncer de mama y ovario, que son las principales causas de cáncer en mujeres, además tienen una mejor recuperación durante el puerperio al presentarse una disminución importante del sangrado, mejor recuperación de su peso y esto disminuye la incidencia de diabetes melitus y de depresión posparto, mejorando el vínculo con los bebés”, mencionó.


Mientras tanto, en los niños fortalece el sistema inmunológico de manera importante, presentan menos enfermedades respiratorias e intestinales, que son las principales causas de muerte en este sector, así como se han observado de 5 a 8 puntos más de coeficiente intelectual en niños amamantados, se trata de beneficios a corto, mediano y largo plazo al fortalecer su sistema inmune, darles menos alergias y cáncer, así como menor obesidad.


“Además del componente físico y las miradas, hay un componente químico, ya que se generan hormonas como oxitocina, prolactina, endorfinas que hacen que el vínculo sea más fuerte gracias a la interacción hormonal, las mujeres se vuelven más sensibles para reaccionar a su llanto, entre otras”, explicó.


Sin embargo, cuando una mujer decide amamantar, se encuentra frente a una situación social importante, porque pareciera que hablar de lactancia es solo cosa de mujeres, y no es así porque también beneficia a la sociedad, entonces funciona mejor si la mujer se siente acuerpada, informada, no juzgada, respetada, y cuando la sociedad es empática.


“Por el contrario, se ve a los pechos con obscenidad, como algo que no se puede hacer en público, sintiéndose agredida y recibiendo miradas incómodas, por ello la sociedad se debe informar de sus beneficios e importancia, empezar a respetar y no juzgar”, consideró.



Y es que ese es el principal impedimento para amamantar, la misma sociedad; incluso al regresar al trabajo o haces eso o amamantas, no hay políticas públicas que las apoyen, no hay lactarios aunque estos estén contemplados en las leyes, así como la prevalencia de falsas creencias y mitos que hacen que la lactancia sea un verdadero logro y un triunfo para quienes al parecer van a contra corriente.


“Cuando apareció el COVID no se sabía bien qué implicaba, empezaron a haber falsas creencias y a separar a mamá y bebé, sin embargo se ha encontrado que cuando una mujer adquiere el virus pasa anticuerpos específicos a sus bebés protegiéndolos de la enfermedad, también cuando son vacunadas, pasando esta protección a través de la leche materna”, explicó.


Por ello, resulta más importante que nunca mantener la lactancia materna en tiempos de COVID, más aún si todavía no hay evidencias para vacunar a los niños y se cree que así podemos protegerlos ante esta pandemia que aún no termina.