• EFE

Ocho migrantes mexicanos mueren en Texas en otro grave accidente de carretera

Miami.- Ocho inmigrantes indocumentados fallecieron en un accidente de carretera en la texana ciudad fronteriza de Del Río ocurrido en plena persecución policial, informaron este martes las autoridades citadas por medios locales.



Este accidente se produce dos semanas después de que otra camioneta con 25 inmigrantes sufriese, esta vez en California, otro grave accidente en el que murieron 13 inmigrantes indocumentados, en su mayoría mexicanos, que acababan de cruzar ilegalmente la frontera.


Ese mismo día otra camioneta con seis inmigrantes abordo que huía de las autoridades provocó otra persecución policial en el condado de La Salle, en el sur de Texas, aunque en esa ocasión fueron detenidos sin mayores incidentes.


En este nuevo caso, las autoridades indicaron este martes que el accidente se produjo en la tarde del lunes cuando los policías estaban persiguiendo a una camioneta Dodge cuando esta impactó frontalmente contra una Ford F-150.


"Debido a las lesiones sufridas, ocho pasajeros indocumentados de la camioneta Dodge fueron declarados fallecidos en la escena", dijo el Departamento de Seguridad Pública al canal KSAT. "El conductor y un niño pasajero de la camioneta Ford y un pasajero indocumentado de la camioneta Dodge fueron transportados a un hospital en San Antonio y están en condición estable".


Según el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS), el conductor de la camioneta siniestrada, Sebastian Tovar, de 24 años, sobrevivió al accidente e intentó huir a pie del lugar pero fue apresado.


Las fotografías del lugar de los hechos publicadas por DPS muestran a la camioneta Dodge boca abajo y fuera de la carretera, donde se podían ver numerosos restos de los vehículos siniestrados.


Estos accidentes se producen en un momento en el que se continúa registrando un aumento en la llegada de inmigrantes a la frontera, que vio como en febrero pasado 100.441 fueron detenidos tras cruzar de manera irregular la divisoria con México y en su mayoría fueron expulsados a México o sus países de origen.


La situación llevó este martes al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, a admitir que el aumento de casos desde abril de 2020 ha llevado a que se puedan igualar los peores registros en 20 años.