• ALEJANDRA OROZCO

Roselba, pionera del emprendimiento en Chiapas

Tuxtla.- En esta ocasión tuvimos de visita en el estudio a doña Roselba Vázquez Villatoro, originaria de Yajalón y una de las mujeres precursoras del emprendimiento y los negocios femeninos en el estado, ya que ha diversificado su oferta y se ha mantenido en el gusto de los clientes, empezando con la berma de regalos y terminando con su propia compañía de elaboración de envases.


“Mi infancia la pasé muy feliz, con una madre muy cariñosa y hacendosa, también empresaria, mi papá murió cuando estábamos muy jóvenes y ella siguió con la finca, un hotel y una tienda, yo me quedé con ella trabajando mientras mis hermanos salieron a estudiar y ser profesionistas, mi labor era ayudarle a mi mamá, ahí llegó una persona que había estudiado su carrera y fue así como conocí a mi esposo, que se recibió como piloto aviador, él es Iván Orantes Villatoro... nos casamos y tuvimos cuatro hijos, dos mujeres y dos hombres, ellos ya me dieron ocho nietos y dos bisnietos, estamos por cumplir 60 años de casados, para celebrar nuestras bodas de diamante, ya los hijos volaron, tienen sus propias empresas y nosotros seguimos juntos, solos en casa pero nos ocupamos”, compartió.



Una tienda de regalos fue su primer trabajo en Tuxtla, una tienda ubicada sobre la Avenida Central que fue la más grande en su tiempo, aunque recuerda que fue un poco difícil convencer a su esposo, pues como los hijos ya estaban fuera, le quedaba mucho tiempo libre y era muy inquieta, como no podía salir a vender anunció en su casa que tenía unos regalos para que sus amigas pasaran a verlos, entonces llegó el momento en que su esposo ya no aguantó y salieron a buscar un lugar, tuvo que instalarse en otro punto porque era su hogar y con toda razón era molesto para su esposo.

“Cerraba a las 8 de la noche, el 14 de febrero era una fiesta, todo eran corazoncitos, le pedí apoyo a mi esposo en esos momentos, a mi hija, a mi yerno y a todos, incluso a los amigos de mi hija, porque quedaba vacía la tienda, luego mi esposo decidió poner una empresa de agua purificada, y como no iba a poder atender las dos cosas, entonces la trasladé a Tapachula, en la única plaza que había en ese entonces y se la dejé a mi hija, dejando que la trabajara porque se había casado”, recuerda.

Fue así como emprendió su segundo negocio: luego de acudir a la Secretaría de Economía para elaborar un estudio de mercado, les dijeron que sí era factible, porque salieron a ver qué plantas habían y todas filtraban pero nadie purificaba, entonces volaron a dos exposiciones en Estados Unidos y encontraron la maquinaria que estaban buscando, con ósmosis inversa y ozono, la importaron y ya tenían el lugar donde trabajar, las instalaciones adecuadas con filtraciones y pozos, todo para poner la maquinaria a trabajar, ya tenían los permisos para sacar a la venta el agua purificada, nos cuenta.

“No dejas de pensar en lo que quieres hacer y yo ya traía esa chispita para la venta al público, trataba a mi clientela muy bien y a mi hija también le fue bien, empezamos con el negocio del agua que también fue un éxito por traer tecnología de punta, fue muy bien aceptada, se anunció en la radio, era la primera en el país, nos reconocieron como un agua de primera calidad en Los Ángeles y Chicago, que sabían de la compra que habíamos hecho, de ahí nace otra empresa de envases de policarbonato y plástico especial para envasar el agua, esa es la diferencia así como la tapa”, reconoce.

Fue en 1994 cuando nace la primera, y un año después la segunda, recuerda que la instalaron con la maquinaria comprada en Brasil, para hacer el garrafón como lo querían, incluso su hijo que es ingeniero industrial, conocía muy bien para mover la maquinaria, pues salía muy cara la hora porque allá la cobraban en dólares, entonces se hizo con las personas que realmente sabían y él vino ya capacitado para mover la maquinaria a su antojo.


Roselba forma parte de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias (Amexme), recuerda que la llamaron unas amigas aquí en Chiapas y formaron el grupo, reconoce que todas son muy dinámicas, se apoyan mutuamente en la compra de sus productos y terminan siendo una gran familia, por lo que aprovechó para felicitar a las afiliadas por su labor para que Chiapas tenga más empresas, haciendo extensiva la invitación a otras para unirse y poder decir que ‘solas invisibles, unidas invencibles’, reconociendo el esfuerzo de la química Levi por llevar tan bien esta asociación, piensa que la experiencia de todas hace una fuerza de trabajo, pues son mujeres de lucha, de hogar.

“Realicen sus sueños como el mío que gracias a Dios sigo disfrutando, esa ha sido mi vida y la he disfrutado enormemente en todo momento; lo principal es que unimos a la familia, trabajamos juntos y también por el trabajo de mi esposo teníamos que conocer otros lugares y sí, viajamos bastante, conocimos los cuatros continentes, nos dábamos un espacio de un mes para trasladarnos y conocer otros países que también es muy bonito y te abre la mente a nuevas ideas”, recalcó.

Respecto a la empresa purificadora de agua, recuerda que primero fue difícil escoger el terreno para hacer la empresa porque necesitaban que hubiera mucha agua, es lo primordial, incluso ya estaban por rentar un espacio, pero se dio cuenta que iban a invertir todos sus ahorros, le dijo a su esposo que mejor compraran, pues encontraron el lugar deseado pero era pequeño, era la mitad de lo que tenían pero resulta que la persona de a lado puso un letrero de venta.

“Yo llegaba muy temprano a la planta, lo vi y lo quité, contacté a las personas, hasta yo me lo creí, le dije que estaba interesada y que fuéramos al notario para hacer un contrato, me dio formas de pago y firmamos una compra venta, tomamos posesión en ese momento porque iba a ser cumpleaños de mi esposo y quería que fuera su regalo, fue una sorpresa porque no sabía que yo lo había comprado, lo mandamos a una entrega y cuando regresó lo invitamos a cortar el listón, ya entró todo completo y quedé tranquila”, finalizó.

+