top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Saqueo de plantas amenaza flora local

Tuxtla.-Plantas como las suculentas o algunas que se colocan en macetas colgantes pueden ser muy atractivas para decorar nuestros espacios habitacionales, sin embargo, si no sabemos identificar las certificadas de las extraídas, podemos estar causando un grave daño al medio ambiente.


Manuel Rivera Jaramillo, curador general de exhibición de flora silvestre del Jardín Botánico, señaló qué hay algunas plantas que tienen un momento atractivo, como las orquídeas, y ahí es cuando son saqueadas, es a detalles lo que se viene sacando de los espacios, el daño no es tan notorio como el que causa tirar un árbol, pero sí deteriora nuestro entorno.

“No hay una cobertura que podríamos tener identificada, pero sí un empobrecimiento de las áreas al tener menos ejemplares de esas especies que son depredadas para el saqueo, para la venta”, señaló.

Las más saqueadas son las aráceas, que tienen forma de corazón, las orquídeas, helechos o begonias, estamos hablando de 15 a 20 familias botánicas con diferentes especies que se ven afectadas, por lo que recomendó saber identificar aquellas plantas que son extraídas de las que vienen certificadas.

“Si vemos una misma especie en cantidad abundante con crecimientos variados, estado sanitario variado, es decir no fue cultivada, sino que vemos tamaño, sanidad, color, aspecto general muy dispar, es una planta saqueada, mucha planta las trae a comercializar de viveros autorizados, y estas sí son homogéneas”, explicó.

Ante ello, la mejor recomendación es cero compra de este material, que es muy atractivo pero en su momento se extraen por lo mismo, si las compramos seguimos fomentando que vayan por más plantas al grado que después no quede ninguna de ellas, en tanto, hay alternativas, como producir estas especies y dejar cantidades regulares en áreas silvestres, así como asegurarnos de no ser partícipes del saqueo y desaparición de las mismas.


Respecto a cifras oficiales sobre el impacto de esta problemática, señaló que carece de ellas, pues no se hacen estudios a detalle, solo se puede ver a “vuelo de pájaro” en un lugar como Berriozábal, donde se pueden identificar las especies saqueadas pero no se tiene la magnitud del problema.

Una solución a este problema es la implementación de técnicas como la propagación vegetativa, retomada de la antigüedad, se basa en tomar ya sea un tallo, hoja con nudo o la pura hoja para sembrarla y obtener una nueva planta, sin el uso de la semilla, esto da como resultado una planta más desarrollada en un periodo de uno a dos meses, mientras que cuando es por semilla puede tardar hasta años, dependiendo de la especie.

Explicó que las suculentas y otras plantas de tallos muy gruesos o carnosos son propicias a esta técnica, como la peperomia, y acentuó que existe mucho saqueo de cactáceas y anturios que se puede evitar a través de propagar plantas vegetativas, o tener una colonia de plantas madre para asegurar la producción y no saquear del monte o la montaña.

“Sí será un proceso un poquito más largo, tal vez estaremos hablando de un año, año y medio pero podemos asegurar que las plantas siguen conservándose en su hábitat natural, hay gran diversidad de especies que se pueden usar en espacios urbanos, hay follajes, flores, aromas, pero podemos incorporarlas a las actividades de jardinería”, finalizó.

bottom of page