• Redacción

Siembra de cacahuate podría perderse por altas temperaturas y falta de lluvias

Jiquipilas.- Cientos de hectáreas de temporal, de siembra de cacahuate, podrían perderse en las próximas semanas la región Valle Zoque de Jiquipilas ante la falta de lluvias. La temporada de siembra de cacahuate comienza a realizar del 19 al 21 de junio.



Gonzalo González, Productor de Cacahuate por más de 35 años en la colonia ejidal José María Pino Suárez en el municipio de Jiquipilas, mencionó que ante la sequía que azota en la región de Jiquipilas, serán miles de hectáreas de tierras con siembra de la semilla de cacahuate, que no se lograrán si no cae lluvia en los próximos ocho a 10 días, lamentó el agricultor del ejido José María Pino Suárez, González Gómez.


El mal de todos los males, es la sequía, ha puesto al límite al sector agrícola, del que dependen una gran parte de las actividades económicas de la región de Jiquipilas.


En el caso de los agricultores es perder cuatro meses de esfuerzo e inversión; solo queda esperar a que suceda un milagro y que el cielo se compadezca. “Me levanto todos los días con la esperanza de ver por la ventana una nube que anuncie lluvia”, expresó con desesperación don Gonzalo González.



El cacahuate, por su naturaleza, suele resistir más tiempo, sin embargo, el maíz puede ser más frágil a los embates climáticos. Aunque el panorama se dibuja difícil en los últimos meses, Gonzalo afirma que se debe seguir trabajando para poder generar ingresos, no hay de otra.


Más del 80 por ciento del municipio de Jiquipilas, se dedica a la siembra y producción de la semilla de Cacahuate.


Los productores al sur de Jiquipilas sufren por la sequía. Entre la falta de lluvia, las altas tasas dentro de las cooperativas y la inmersión del cacahuate en la zona, sus cosechas esperan por tener un buen año luego de la crisis sanitaria producida por la pandemia por covid-19.


Ante este panorama, los productores también tienen que visualizar nuevas alternativas para sacar adelante la cosecha y sus familias. Mientras eso sucede y las nubes tardan en cargar de agua, buscan las formas para seguir sin rendirse.