top of page
  • RUBÉN PÉREZ

Teme empresario ganadero ser despojado de bienes tras fraude

Tuxtla.- Luego de casi tres años de luchar ante las instancias legales, Jaime Darío Mantecón Vázquez, empresario ganadero de Chiapas, auguró que se haga justicia tras ser víctima de fraude, pues su firma fue utilizada para dejarlo fuera como parte de la Sociedad de Producción Rural Villacarriedo.


Desde hace como 30 años, recordó que han trabajado en el sector ganadero, junto a su hermano José Manuel, sin embargo, lamentó que ahora lo intenten despojar de algo que ha impulsado con mucho esfuerzo.

Su padre, el también empresario Jaime Mantecón Álvarez, les otorgó a su hermano y a él todos los beneficios de esa sociedad, lo que quedó establecido en un acta constitutiva, asentó.

Por ello, aceptó: “Mi conciencia está tranquila, hice mi tarea, la hice bien, me porté bien, pero en tiempos recientes todo se descompuso, mi posición como el director de la Sociedad, porque yo daba la cara, quedó a un lado, y mediante actas de asamblea, con mi firma falsificada, me intentan sacar”.

Para esas “triquiñuelas”, evidenció que Marco Antonio Orantes López, titular de la Notaría 110 del estado, al parecer se prestó para alterar la mencionada acta constitutiva y que ésta sólo favoreciera a José Manuel.

Debido a estas irregularidades, dijo que presentó sus respectivas denuncias en los ámbitos civil y penal, el primero referente a la nulidad de la asamblea por la falsificación de firmas y expulsión de la Sociedad, “ya estamos en el desahogo de pruebas, el juez ordenó que se presenten los documentos, y con eso se dé el peritaje correspondiente”.

Tras resaltar que en ningún momento se presentó a las asambleas y tampoco rubricó un documento, Jaime Darío Mantecón comentó que, sin duda, la utilización de firmas apócrifas es un delito y se tiene que castigar a quienes incurrieron en eso.

“Mi papá y mi hermano, con eso, obtuvieron un beneficio, que es mi patrimonio, todo lo que me correspondía; me lo arrebataron de esa manera, pero eso es fraude, ya no aparezco como socio”.


Por toda esta problemática, aseveró que su vida cotidiana también ha sido afectada, “no sólo se trata de un daño al patrimonio, sino a nuestra identidad, nos pretenden despojar de lo que hemos sido, de lo que somos”.

En principio, rememoró, la situación se complicó porque el Ministerio Público de Tonalá, de forma extraña, acordó no hacer las investigaciones, con el argumento de que esa acción le correspondía al ámbito civil; no obstante, mencionó que habría que esperar la respuesta de un juez de Control, para saber si procede o no la anulación del juicio penal.

Lo más lamentable, evidenció, es que su padre y hermano lo hayan demandado por un supuesto daño moral y el correspondiente pago de 20 millones de pesos, cuando el procedimiento penal que él implementó no está terminado. “Nunca he trastocado su moralidad, me he dedicado sólo a denunciar lo que es. Ellos sí se han beneficiado de mala manera”.

Rememoró que, al sacarlo a él como socio, incorporan en una de las actas constitutivas a una tercera socia, es decir a una media hermana llamada Sofía Mantecón.

“Sólo espero que todo se resuelva a mi favor, están todas las pruebas, y me queda esperar, y confiar en Dios en que todo saldrá bien”.

33 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Banner GOB.jpg
Cambio climático 950x125 copy.png
bottom of page