• Redacción

Va de nuevo los normalistas


Con su mala y buena fama, normalistas vuelven a enfrentarse con la policía estatal, pero esta vez pagaron los platos rotos la “Caravana Sur en Busca de los 43”, obviamente el comité de padres madres de familia de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, estos hechos  según dejó como saldo al menos tres estudiantes normalistas heridos, dos madres heridas y también una niña de tres años con alguna lesión. Como ya sabemos, contamos con dos versiones y obviamente ciudadania, empresarios y distintos sectores a favor y en contra. Normalistas señalan que fueron agredidos por los policías; lo que el Gobierno afirmó fue todo lo contrario, lo que se hizo fue resguardando la integridad física y patrimonial de la ciudadanía para mantener un clima de paz y tranquilidad de Chiapas, lo que obtuvo respaldo y aplausos de los diferentes sectores empresariales. Ahora vamos acentuando algo, y es que los normalistas se han ganado a pulso la mala fama, antes sus múltiples manifestaciones y bloqueos, lo que ha sido resultado de bloqueos económicos afectando a empresarios y la ciudadania. Han realizado acciones radicales que ha provocado que la misma ciudadania pidan un alto a este tipo de manifestaciones. Queda claro que la agresión no es justificada, pero también es cierto que los normalistas no son alumnos tranquilos pues siempre salen a relucir algún objeto que terminan lanzando a los policías y el argumento de infiltrados ya está muy desgastado.  Esta vez, el bloqueo fue disuelto por el grupo antimotines. Y precisamente hay otro lado de esto, ya que organizaciones y activistas de todo el país exigieron un cese al hostigamiento en contra del comité de padres y madres de los 43 y normalistas en su Caravana en Búsqueda de los 43 y repudiaron la violencia hecha por el Gobierno del Estado. Denunciaron que los ataques perpetrados por cuerpos policiales ponen en riesgo la integridad de las familias de los 43, las revictimiza y atenta contra una de las causas que convocan a la nación bajo el reclamo de verdad y justicia. Por lo que demandaron al gobierno federal y estatal que garanticen el libre tránsito, el derecho de organización y de protesta del comité y de los estudiantes. También hicieron responsable al gobierno estatal y federal de la integridad de las personas heridas, de los normalistas rurales y de los familiares de los 43. El Gobierno estatal a través de Ismael Brito, dijo que este gobierno es respetuoso completamente de los derechos humanos, de las libertades, y al mismo tiempo está obligado a garantizar los derechos de todas las y los ciudadanos al libre tránsito, por lo que al momento que los normalistas obstruyeron un crucero del Libramiento Norte, se activó el protocolo a cargo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, privilegiando el diálogo con las y los estudiantes, pero al no tener respuesta, se procedió a liberar esta vía. Asimismo, recalcó que el Gobierno de Chiapas se solidariza con el reclamo justo de las familias que conforman la caravana de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, la cual es totalmente legítima, y durante su estancia en el estado estarán garantizados sus derechos. Y para terminar,

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó la violencia en contra de los manifestantes por parte de elementos policíacos, y solicitó garantizar su derecho a expresarse libremente, sin ser reprimidos. Además exhortó al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, al gobierno de Chiapas y al gobierno de Tuxtla Gutiérrez “a eliminar estas prácticas de represión que atentan contra el derecho a la libre manifestación” y son evidencia de una política violatoria de derechos humanos”. Lo que interesa sin duda a todos es replantear todo hablando de la escuela Normal Mactumatzá, es necesario que todos abonen a favor para que no se vuelva a repetir esta situación y es que al menos esta es una de las normales que más se ha apoyado en los recursos, pero insisto ante ello los que pagaron los platos rotos son los padres y madres de los 43 desaparecidos; lo que resta es esperara en que termina esta situación.