• ALEJANDRA OROZCO

El futuro de la economia chiapaneca esta en el Turismo


Tuxtla.- Posicionado como uno de los destinos turísticos más atractivos a nivel nacional y mundial, Chiapas ha decaído en los últimos años en cuanto a turismo se refiere, pues según la Organización Mundial de Turismo (OMT), sólo se está explotando el 28 por ciento de su capacidad.

El empresario turístico Mauricio Penagos, apunta que hace ocho años el turismo se estaba consolidando, aunque especulativamente, gracias a una campaña que popularizó el ex gobernador Juan Sabines, en la que Chiapas figuraba en todos lados, pero al parecer nos olvidamos de tener la casa “preparada para las visitas”.

“Desde entonces se percibe una decadencia, según un estudio de la OMT en ese entonces, teníamos apenas un 28 por ciento de aprovechamiento de turismo según nuestro potencial, esto nos impacta porque como chiapanecos pensábamos que teníamos un 80-90 por ciento de repunte, cuando apenas nos tocaba una rebanadita de todo el pastel”, mencionó.

En ese entonces, se registraba un 22 por ciento de ocupación a nivel estatal, a raíz de lo cual vino una caída que parece imparable, al punto de que hoy en día, tenemos apenas el 40 por ciento de ocupación a nivel estatal.

Con base en encuestas y la experiencia del sector, 8 de cada 10 turistas no regresarían a Chiapas, noticias bastante malas, ya que revelan una mala experiencia de los visitantes, a pesar de que tenemos suficientes atractivos para que regresen, como el caso de Costa Rica.

La diferencia es que en ese país, se definió hace años una estrategia para el repunte turístico, los dirigentes se plantearon elevarlo con políticas públicas, por ejemplo desde niños se les enseña a cuidar los recursos, nosotros estamos a años luz de ello.

“El turismo es una actividad económica estratégica para detonar un región, vemos el caso de países que han pasado de cuarto a segundo mundo con ello, pero nuestro diamante parece no brillar. Costa Rica recibe 2.7 millones de visitantes al año, y se dice que Chiapas recibe más de 6 millones, esto no cuadra, ya que si tuviéramos ese número de visitantes, se reflejaría en las cifras hoteleras”, apuntó.

Tan solo en el primer semestre de 2018, se estima una derrama de 11 mil millones de pesos en el sector turístico, es decir que al año tendríamos 20 mil, esto con el 40 por ciento de ocupación; si subiéramos al doble, por ejemplo, serían 40 mil millones de pesos, esa derrama tendría un impacto en la vida de muchos chiapanecos, y no es que no podamos lograrlo, sino que faltan estrategias para ello.

Sin embargo, todavía hay chance de subirnos a la ola y ponernos de moda como destino turístico, pero no le hicimos caso a la OMT, los documentos de ese estudio se archivaron y se sigue viendo al turismo como un programa sexenal de gobierno.

Un factor importante es la capacitación del personal de servicio, ya que no es lo mismo certificar que capacitar, lo último se trata de escuchar y tú ves si lo aplicas o no, en cambio, otros países no sólo capacitan, ellos certifican, es decir, asegurarse de que se hace algo con lo que les enseñan, ven que se aplique, y en Chiapas ni siquiera los capacitadores están capacitados.

El modelo PAS

Penagos considera que es necesaria una reingeniería turística, pues en todo hay que rediseñar y reinventar. “Es como una carrera de la Fórmula 1, y cada destino turístico es un auto, todos tienen potencial, si algo falla paras y le cambian las llantas en los pits, pero ¿cómo cambiar las llantas a algo que sigue caminando?

Se estima, además, que el 80 por ciento de los turistas que visitan México son de Estados Unidos, un mercado al que hay que enfocarse con una estrategia que descentralice al turismo de un gobierno sexenal para generar autonomía.

Para esto, el reglamento de turismo que está por salir contempla un consejo regulador, no consultivo, porque está demostrado que eso no funciona en este país, aquí no toman en cuenta las propuestas a menos que se trate de un Consejo regulador, como podría ser Marca Chiapas, por ejemplo.

Además, existe mucha controversia en cuanto a la reclasificación hotelera del Gobierno Federal, y otros temas pendientes, como el hecho de que no puedes traer turismo sin dar seguridad, a menos que vayas a Irak a un tour de guerra o algopor el estilo, comenta el empresario.

Ante esto, Penagos propone el llamado Modelo PAS, basado en percepción, atención y satisfacción, pensado en destinos turísticos altamente potenciales que ha perdido competitividad, como Chiapas.

“Primero, hay que invertir en infraestructura para que su percepción visual vaya en función, que tengamos avenidas diseñadas para el turista, aunque solo sean las avenidas principales que llevan a puntos de interés, que tengamos vialidades turísticas o vialitur, como se les llama”.

Por ejemplo, tener una vialidad bonita y funcional desde la Carreta hasta el Cañón del Sumidero, incluyendo todas las vialidades por donde va el recorrido, no necesariamente todas las calles de Tuxtla.

“Por ejemplo, el caso de Cahuaré es lamentable, los malos olores, el malecón abandonado, y eso que ahí se percibe el 80 por ciento del turismo del Cañón”, señaló, atendiendo al primer punto del programa, que es la percepción.

En segundo lugar está trabajar en la atención, que es donde se debe certificar al personal y vigilar el contacto humano, la vocación de la gente, con servidores no sólo capacitados, sino certificados, para asegurarse de que el siguiente punto sea positivo.

El tercer punto es la satisfacción, es decir, que la experiencia del visitante en general sea calificada con puras palomitas, de manera positiva, pasos con los cuales se mejoraría la percepción turística del Estado.

Se avecina un cambio

Según Penagos, propuestas como la del Tren Maya daría una conectividad diferente, aunque por el otro lado, el turista americano que llega a la Rivera Maya no va a venir a aguantar el servicio de Palenque, a pesar de que hay excepciones.

Esto aunado a que el gobierno no está haciendo la parte que le corresponde, como es garantizar la seguridad, ya que de manera general todos debemos entender lo que tenemos que hacer.

“Se requiere una planeación estratégica a corto, mediano y largo plazo con estrategias medibles, no sólo promesas, cada gobernador pone el turismo como número uno pero sólo de boca, eso vende pero no cumplen y de ahí el rezago que hemos tenido”, señaló.

En cambio, habría que aprovechar situaciones como la devaluación del peso ante el dólar, que hace que al turista norteamericano le cuesta la mitad venir a Chiapas para así atraerlo a pernoctar más días.

“Hace unos ocho años, las temporadas alta de Chiapas abarcaba dos semanas de Semana Santa, dos meses de verano y mes y medio en diciembre, ahora son apenas tres días de Semana Santa, una semana de verano y 10 días de diciembre, en las que no llegamos al 90 por ciento de ocupación”, dijo.

Para esto se requiere un plan de acción que prometa seguridad, para revertir la mala imagen que provoca que en otros países nos pongan en la lista de alerta roja para no viajar, es decir, el nuevo gobierno debe asumir la responsabilidad sin estar anunciando promesas.

“Hay que cambiar el panorama, no perder la oportunidad, es un ánimo nacional de ver que sí se pueden cambiar las cosas y generar resultados, todos debemos participar, que no se pierda el ánimo ni la confianza, que no vuelvan a juguetear el turismo”, puntualizó, y auguró que Miguel Torruco, próximo secretario de turismo federal -que será el primero chiapaneco- hará un buen papel.

#Entrevista #MauricioPenagos #Turismo