top of page
  • AFP

¡Adiós Conejo bus!


Ya es oficial, el Conejo bus que mantenían la Ruta 1 y 2 de la capital del estado de Chiapas queda fuera de circulación. Fueron 10 años que se mantuvo brindando el servicio de transporte más utilizado en Tuxtla Gutierrez. Aunque esto ya estaba más que anunciado porque desde hace algunos años los socios del conejos bus se han mantenido en desacuerdo por la falta de cumplimiento de parte del Gobierno o las autoridades encargadas de manejar a dicho transporte. Si recordamos, la llegada del Conejo bus se da por la necesidad modernizar el trasporte de los tuxtlecos, símbolo de desarrollo durante el sexenio de Juan Sabines Guerrero, pero todo el mal manejo termino matando a un transporte que tiene gran demanda de los usuarios. Una de las amenazas de desaparición fuerte se dieron el año pasado, incluso los socios aseguraban de que antes de terminar el 2019 desaparecería debido a la falta de recursos y mala administración. Durante dos sexenios nunca hubo un beneficio como tal y por el contrario hubo prejuicios por: deudas; vehículos en mal estado; demasiado personal, cuando el trabajo de cinco personas lo hacían 30, sueldos de más y gastos innecesarios trajo como consecuencia la quiebra de El Conejobus. De un universo de 143 automotores, únicamente terminaron operando 40 vehículos diarios. Después de hacer extra oficial la salida del Conejo Bus, los socios ofrecieron una disculpa a la población de la capital chiapaneca porque ya no prestarán este servicio. En conferencia de prensa dieron a conocer que, tras este acto irregular, son 40 choferes los que se quedaron sin empleo en las rutas 1 y 2 donde prestaban el servicio. Lamentablemente esto ocurre en medio de la peor crisis económica, además de que no recibirán una liquidación justa por el tiempo que laboraron. “Nos dirigimos a la población como socios. El día de hoy nos anunciaron que, el contrato a los trabajadores había sido cancelado y los camiones fueron retirados definitivamente. No es algo de nosotros, queremos pedir una disculpa a los trabajadores ya que la responsabilidad recae en la dirección que fue encabezada por José Romeo Pedrero”, expresaron.

Y analizando, obviamente es doloroso saber la situación en la que quedan los ex trabajadores del Conejo bus, sobre todo en los tiempos que se esta viviendo. Pero pareciera que jugaron bien sus cartas los dueños, ante una crisis y sobre todo por la deuda extrema que mantenían al adeudar millones de pesos a los socios. Porque no perdamos de vista que las unidades son administradas y propiedad del gobierno del estado, los socios sólo son dueños de la concesión por la cuál les pagaban una cantidad mensual de alrededor de 22 mil pesos por socio. Solo queda esperar que pasara con las rutas 1 y 2, porque sin duda son las más demandas. Los concesionarios piden la devolución de sus placas al disolverse la sociedad y poder prestar el servicio a la ciudadanía con splinter o Urvan 2020. Obviamente los socios también terminan perjudicados con esta decisión y solo esperan una respuesta satisfactoria a esta lamentable situación.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page