• ALEJANDRA OROZCO

Atienden secuelas de COVID-19

Tuxtla.- Para quienes ya padecieron COVID-19, la vida no es la misma, hay muchas secuelas que varían según las condiciones de cada persona y la intensidad con que les dio esta enfermedad, que deben atenderse.



Partiendo de esa necesidad, el 17 de septiembre el hospital del Issste Belisario Domínguez, abrió su clínica post-covid, donde se brindan distintos servicios a pacientes y personal médico con este virus.

Carlos Alberto Domínguez Maldonado, subdelegado médico del Issste en Chiapas, señaló que se trata de la primera clínica en el estado y de las primeras en el país en su tipo, siguiendo las indicaciones de las autoridades federales y estatales de salud.

“El COVID-19 es una enfermedad que tiene mucho alcance, dada su fisiopatología se presentan muchas secuelas, hay que estar pendientes para dar un tratamiento multidisciplinario; queremos que tengan la confianza de que es una clínica responsable con trato digno, humanitario, ético, donde garantizamos que no carezcan de insumos”, mencionó.


Diversas secuelas

Complementando la información, el neumólogo Fernando Guillén Ortega explicó que la clínica surge debido a la necesidad de seguir dando atención a pacientes estresados con secuelas de covid, que es una enfermedad multiorgánica, y a partir de un punto de vista general, derivarlos a las especialidades correspondientes.

“Hemos observado secuelas neurológicas, musculares, cardiacas y respiratorias, tenemos doctoras que llevan seis meses atendiendo pacientes con covid que son el primer filtro para considerar qué tipo de secuelas tienen”, dijo.

Al momento, llevan cerca de 300 pacientes captados, aunque en estas primeras semanas han llegado más, sobre todo con secuelas neurológicas como ansiedad, insomnio, estrés, miedo de salir o de ser valorados por temor a re infectarse, por lo que no los hacen esperar mucho, no más de 30 minutos.

“También vienen pacientes con secuelas musculares, como debilidad o falta de fuerza, y las principales que son respiratorias; con otras neumonías graves vemos que con rehabilitación, de seis a 12 meses empezando de inmediato inicia el proceso, aquí al ser una nueva enfermedad, no teníamos el panorama de por dónde empezar”.

El Issste brinda el servicio de oxígeno domiciliario para poder recuperarse, rehabilitación muscular y respiratoria, por lo que ahora también hacen pruebas de función respiratoria como la caminata de seis minutos para ver la saturación de oxígeno al hacer esfuerzo, y la espirometría para valorar la capacidad de aire que entra y sale de los pulmones.



No hay que bajar la guardia

Por otro lado, Miguel Ángel Palafox Palacios, director del hospital Issste Belisario Domínguez, señaló que en este. Yeni servicio jugó un papel importante la inquietud del doctor Guillén y otros colaboradores por los pacientes moderados y graves de covid.

“Se da el seguimiento no solo de neumopatía, por estudios de caso de los pacientes hospitalizados vimos que no sólo tenían estas secuelas, nuestra principal cartera son los derechohabientes, trabajadores del estado y personal de salud, algunos se infectaron durante el ejercicio profesional, y aunque no todos presentaron enfermedad grave, sí tienen secuelas”.

Gracias a un sistema de referencia y contra referencia, los pacientes son evaluados por los médicos familiares, y si tienen secuelas son referidos al hospital, es el coordinador quien determina las fases: primero la preconsulta, luego los estudios, la tercera es la atención por el especialista, y como cuarta fase la cita con el subespecialista, ya sea cardiólogo, traumatólogo, o el que corresponda.

“Quisiera añadir que no bajemos la guardia, el virus ha dado tregua en incidencia de casos pero estamos en temporada alta de infecciones como influenza, hay que vacunarse, continuar con las medidas de higiene, y que soliciten la valoración para ser atendidos en la clínica, para que sus secuelas sean tratadas”, puntualizó.

Entradas Recientes

Ver todo