• EL ESTADO

Bipolaridad afecta a hombres y mujeres

Tuxtla.- El trastorno bipolar o Síndrome Maniaco-Depresivo es una afección de la salud mental en la cual el paciente tiene periodos de depresión y en los que está extremadamente feliz, malhumorado o irritable; además de estos altibajos en el estado anímico, tiene cambios extremos en la actividad y los niveles de energía, explicó Anal Dilma Sánchez Hernández, psiquiatra del Instituto Mexicano del Seguro Social.



En el marco del Día Mundial del Trastorno Bipolar, que se celebra este 30 de marzo, dijo que es importante que las personas con este padecimiento busquen acompañamiento psicológico al sentir alguna complicación o cambio en el estado de ánimo.


Este padecimiento afecta por igual a hombres y mujeres. Comienza entre los 15 y 25 años de edad; aún se desconoce la causa exacta, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno.

Sánchez Hernández, dijo que “existen ciertos factores que pueden desencadenar un episodio maníaco, como son uso de antidepresivos, parto e insomnio”.

Añadió que algunas señales de la fase maníaca son: autoestima exagerada, menor necesidad de sueño y descanso, euforia desmesurada, mayor nivel de energía, realización de actividades placenteras en las que no mide los riesgos, caer en adicciones peligrosas, como a las drogas, al juego, al sexo –promiscuidad- o a la conducción peligrosa, etcétera.


De acuerdo con la especialista, las madres y padres juegan un papel importante, como apoyo al adolescente maníaco depresivo y evitar las conductas imprudentes en la fase maníaca.


Expresó que en la mayor parte de los acontecimientos es preciso un tratamiento preventivo a largo plazo para estabilizar los altibajos del estado de ánimo.


Finalmente, comentó que, si algún integrante de la familia manifiesta esta sintomatología, busque ayuda médica profesional para la realización de exámenes clínicos, confirmar diagnóstico, iniciar con el tratamiento más apropiado y propiciar un entorno libre de estrés en favor del paciente.