• CARLOS LUNA

Chiapas continua encabezando el primer lugar en incendios forestales

Tuxtla.- Lamentablemente para Chiapas continúa acumulando superficie acumulada de hectáreas afectadas por incendios forestales y hasta este miércoles las brigadas combatían dos incendios en diferentes regiones de la entidad.


Actualmente, Chiapas mantiene tres incendios forestales activos actualmente, en Tonalá, Jiquipilas y San Cristóbal con una superficie afectada de 165 hectáreas.

De acuerdo con los reportes que emite la Semarnat, Chiapas durante 2022, se ha mantenido en el top cinco de entidades federativas afectadas con incendios forestales, por semanas ha encabezado el primer lugar con dos mil 870 hectáreas consumidas en 18 incendios forestales.

Luis Manuel García Moreno, secretario de Protección Civil en Chiapas, dijo que, buscan revertir estas cifras en coordinación con la fuerza de tareas de los tres niveles de gobierno, sumarán a la sociedad en general en la prevención.

Agregó que: “Lamentablemente el estado de Chiapas aparece como uno de los estados de mayor superficie siniestrada, ese es el propósito, cambiar esas cifras tan lamentables”.

Desde el año 2018 el Sistema Estatal de Protección Civil informó que se aplicarán multas de 50 hasta 200 salarios mínimos a todas aquellas personas que sea sorprendidas realizando quemas en terrenos o lotes baldíos, tal como lo establece la Ley Estatal de Protección Civil.

Por lo anterior, hacen un llamado a aquellas personas que tengan terrenos, predios o lotes baldíos, a mantenerlos limpios y no usar el fuego como método de limpieza, debido a que si no es de manera controlada podría generarse severos daños a la población y al medio ambiente.

Ante esta situación se pide a la ciudadanía vigilar sus predios para que no haya acumulación de ramas secas, maleza, basura, cartón o papel que pudiera servir como combustible para la generación de incendios.

Asimismo, es importante no dejar encendidas fogatas, cigarros, cerillos o brasas y evitar dejar fragmentos de vidrio, cristales, espejos o botellas, que por la acción de los rayos solares pudieran convertirse en una fuente de calor que provoque un incendio.