• RUBÉN PÉREZ

Con protesta en banco, exigen docentes manejo correcto de sus ahorros

Tuxtla.- Con un bloqueo de la Avenida Central, entre 2ª y 3ª Poniente y una protesta en la sucursal bancaria de Santander de esa zona de esta ciudad, así protestaron este viernes maestros del Bloque Democrático de la Sección 40 del SNTE-CNTE para exigir que ese banco no valide la firma del actual delegado Ángel Paulino Canul Pacab en torno al tema de sus ahorros y préstamos.



Explicaron que en reiteradas ocasiones han entregado documentos para explicar que el Patronato Mutualista de la Caja de Ahorros y Préstamos de la Sección 40 no es propiedad del sindicato, sino de los 28 mil socios que cotizan en el mismo.


Sin embargo, señalaron que “los charros del SNTE”, quienes según ellos les han impuesto a un dirigente que no reconocen, se ha dedicado a “quitar y poner a funcionarios a modo, con lo que violenta el artículo 33 de nuestros estatutos que rigen la vida orgánica y administrativa de nuestra Caja de Ahorros y Préstamos”.


En ese sentido, pidieron a los directivos del banco Santander que si validan esas firmas, es decir reconocen la personalidad jurídica de funcionarios no electos de acuerdo con sus normativas, incurrirán en un delito.


“No lo vamos a dejar impune, ya lo hicieron en una ocasión, y pretenden hacerlo de nueva cuenta. Así que nosotros llevaremos nuestra petición hasta la matriz de este banco, en España”, alertó Mario Roldán, uno de los voceros de la manifestación.



El mismo mensaje, dijo, es para todas las empresas bancarias que se presten a esa misma situación, “si lo hacen, las vamos a bloquearlas de manera permanente, porque hablamos de miles de socios”.


De hecho, dejó en claro que solicitarán a las autoridades federales efectuar auditorías a todas las autoridades pasadas de la Sección 40, para que esclarezcan el desvío “de los cientos de millones de nuestra Caja de Ahorros y a nuestro Patronato de Seguro de Vida”.


Ante este panorama, declaró que, si no los escuchan, en breve efectuarán acciones más radicales hasta que “gente que no representa a los socios meta la mano en nuestros ahorros”.