• AGENCIAS

Delincuentes roban capilla; arzobispo de Tuxtla invita a orar para que se arrepientan

Tuxtla. - El pasado domingo 27 de junio de este año, delincuentes robaron en la capilla de Esquipulas, localizada en la Colonia Natalia de Tuxtla Gutiérrez.



El arzobispo de la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla indicó que alrededor de las 5:00 de la tarde fue violentada la puerta de dicha capilla, y del mismo modo el Sagrario que contenía el copón con el santísimo Sacramento y lo robaron de manera sacrílega.


“Hasta el momento no tenemos pistas de quién haya sido ni por qué razón lo hizo; tampoco se ha encontrado la reserva Eucarística. Desde la semana pasada he exhortado a toda la comunidad católica para que nos unamos para ofrecer a Dios una solemne vigilia Eucarística, así como un acto de desagravio, este lunes 5 de Julio, en todas las parroquias de la diócesis. El acto de reparación al que estamos convocando tendrá como sede principal la capilla del Señor de Esquipulas, donde participará un pequeño grupo de sacerdotes y fieles laicos; sin embargo, en todas las parroquias de la diócesis, en todas las capillas donde sea posible, los sacerdotes estarán organizando estos actos con la presencia activa del pueblo fiel. Este es, pues, un desagravio por el sacrilegio y las ofensas cometidas contra el Santísimo Cuerpo de nuestro Señor presente en las especies eucarísticas”, comentó.


Dijo que, actos como éste, nos exigen que estemos más atentos a nuestros templos y capillas donde hay sagrarios, para fortalecer la seguridad y seguir promoviendo, con la participación de los fieles, la adoración perpetua del santísimo Sacramento, ahí donde se cuenta con la bendición de tener la reserva Eucarística.


Comentó que: “Como Arquidiócesis de Tuxtla estamos orando para que el Señor les dé el arrepentimiento y la conversión a esas personas que, sin temor de Dios, se atreven a realizar este tipo de acciones tan ofensivas al Señor y que nos causan un gran dolor a todos aquellos que amamos la Eucaristía. Quiero decirle a quién ha cometido esta grave profanación, que se acarrea a sí mismo un perjuicio grave, porque ha incurrido en una excomunión por el mismo hecho”.