• AFP

El dios que sangra

Annete Lewis

deportes@sie7edechiapas.com.mx


No se muerde la lengua, porque si algo tiene, es que no duda en contar su versión de las cosas, que ante la omisión de la otra parte, se convierten en razón. No suda ni titubea, típico de alguien que tiene la seguridad de lo que dice y que recapitula a detalle lo que ha sucedido en los últimos años en el deporte que le gusta, del que ha demostrado en los últimos años, ser el mejor en el estado.

Su tono de piel deja en evidencia su origen, el acento caribeño de lo más cadencioso termina por dejar en claro, es alguien que a pesar de eso no se siente en desventaja, porque el terreno en el que se compito no es el de la nacionalidad, ni del nacionalismo, se trata de Taekwondo.

Detalla aquel momento en el que, justo cuando comenzaba a figurar de manera importante, junto a un grupo de entrenadores, entre los que destacaban unos y otros eran comparsas, el dirigente tuvo palabras “fuertes” de esas parea “hacerse sentir”, pero que llevaban una dura carga de violencia verbal, inaceptable, pero que sucede con frecuencia.

Hubo reacción en aquel momento, porque cuando se cae en un exceso, normalmente siempre hay alguna respuesta y así sucedió, “no me hable así, a mí respéteme que somos iguales usted y yo”, dicen que fue la respuesta ante un energúmeno que cambió su rostro de inmediato y tragó saliva, estaba justo en el momento en el que no sabe que sigue, porque nunca había pasado por un momento de ese tipo. El dirigente no pudo reaccionar, se dio la vuelta y salió del lugar en el que reprimía a sus entrenadores.

Cuentan que después, en un escenario más íntimo, el dirigente volvió a buscar al entrenador y hablar en otro tono, solicitando que no se repitiera un momento como el de esa vez, en la que fue evidenciado, su envergadura había pasado a segundo plano y con un pequeño gesto, en el que no había más que un reclamo de prudencia, la corona se cayó y se destrozó.

“Que no pase de nuevo, no de esa forma”, expuso, pero la respuesta no varió, por lo que, desde ese momento inició una animadversión de aquel dirigente que se sentía omnipotente, pero que de alguna manera, por alguna razón, un grupo de entrenadores pudo ver que “sangraba” como todos.

A partir de ahí, una serie de eventos en los que la nueva misión fue buscar la forma de desquitarse. No hubo lugar para analizar si el proceder había sido innecesario, si había carecido de las formas, no, una nueva forma de ejercer una presidencia de asociación había nacido, el principio de una serie de problemas que desencadenaron en otros tantos.

No hay necesidad de poner nombres, porque es un caso que está a la vista de todos, desde ese día, hasta hoy. Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia, es una verdad a puños que uno puede darse el lujo de escuchar, a la espera de que la otra versión, algún día quiera ser contada.


IMAGEN DEL DÍA


Mujer de acero


La francesa Marjolaine Pierré ha tenido un 2022 importante en el triatlón, destacando algunos ironman en su haber. Tú puedes protagonizar este espacio, envía tus fotos a deportes@sie7edechiapas.com.mx; no se publicarán fotos anónimas.




Entradas Recientes

Ver todo